Por comer ostras crudas la mató una bacteria carnívora

Compartir

Una mujer comió ostras crudas en un mercado sin saber que horas después moriría a causa de un antojo.

De acuerdo a los medios locales, Jeanette LeBlanc compró las ostras crudas en un mercado de Westwego, en Luisiana, donde ingirió alrededor de dos docenas de estos mariscos.

Bowers dijo que su amiga parecía haber desarrollado una reacción alérgica.

"Es una bacteria carnívora".

La vibriosis suele contraerse al comer marisco crudo o poco cocido, especialmente en los meses cálidos, aunque también puede afectar a aquellas personas que exponen una herida en agua salada o agua salobre (mezcla de salada y dulce). "Ella tenía heridas severas en sus piernas por esa bacteria ", dijo su compañero.

GoPro CEO prompts takeover rumours after sales drop
GoPro has been struggling financially for several years, and was counting on the Karma and the drone business to help them retain market share.

Después de 36 horas, la mujer presentó dificultad para respirar y salpullido en las piernas, por lo que se pensó que era una reacción alérgica a los mariscos, sin embargo, después de 48 horas LeBlanc empeoró y presentó heridas en las piernas causadas por la bacteria, por lo que los médicos la diagnosticaron con una infección con vibriosis.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades declararon que comer ostras crudas "puede aumentar las probabilidades de que te enfermes con vibriosis".

Jeanette LeBlanc, una mujer estadounidense de 55 años de edad, falleció tras varios días de lucha contra una bacteria que destruyó su cuerpo desde dentro.

Los síntomas habituales son diarrea, náusea, fiebre y escalofríos, y no dura más de tres días en las personas, aunque los casos más graves llevan a la amputación de una extremidad o incluso la muerte, en sólo uno o dos días después de adquirir la enfermedad.

Compartir