Reino Unido: Theresa May descarta un segundo referendo sobre el Brexit

Compartir

La primera ministra tiene además un frente interno complicado, empezando por su gobierno, dividido entre euroescépticos y pro-europeos, y siguiendo con sus socios parlamentarios, los unionistas norirlandeses, que no quieren ni oír hablar de que Irlanda del Norte acabe en un régimen diferente al del resto del Reino Unido.

Según manifestó el negociador jefe de la UE para el 'Brexit', Michel Barnier para la Unión Europea es necesario acelerar el proceso de negociaciones con Londres.

En una reunión entre enviados de los 27 países restantes de la UE realizada el miércoles en Bruselas, Barnier dijo que no hay garantías de que se vaya a alcanzar un acuerdo sobre los términos de la transición este mes, según una persona familiarizada con las deliberaciones. "A Reino Unido le gustaría mantener una duración abierta, algo que por supuesto no es posible", advirtió Barnier, recordando que la UE quiere acomodar ese periodo a su actual presupuesto plurianual (2014-2020).

En un momento de tensión con Bruselas por las implicaciones de la salida de la UE en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, May insistió en que el Reino Unido no pondrá en peligro la paz norirlandesa restaurando los controles fronterizos, y ofreció "arreglos específicos" en este tema, aunque rechazó de nuevo la oferta europea de dejar a la provincia en la unión aduanera porque eso amenazaría "la integridad del mercado único británico".

Reported Shots Fired at Central Michigan University, Suspect Still at Large
Law enforcement officers in heavy tactical gear are scouring the area to find David, who is considered armed and unsafe . Police found "a number of articles of clothing" as he fled the campus north along railroad tracks, Klaus said.

"La fricción es un efecto colateral inevitable del Brexit", dijo Tusk este jueves a un público de empresarios en Bruselas, poco antes de partir rumbo a Londres para reunirse con May en Downing Street.

Otra cuestión de discordia es la exigencia por parte de la UE de que los derechos de los ciudadanos europeos que lleguen a Reino Unido durante la transición sean los mismos de los que se establecieron allí antes de la salida británica.

El líder del DUP en Westminster, Nigel Doods, calificó la propuesta de la CE de 'absurda y exagerada' y agregó que 'sería catastrófico para Irlanda del Norte quedar aislada de los mercados británicos'. "Respetamos y decimos simplemente que en el territorio de la isla, con dos países, podemos encontrar soluciones para ciertos asuntos como el mercado único o la unión aduanera, que necesitamos para evitar que se rompa el Acuerdo de Viernes Santo", ha aseverado. Blair también invitó a la clase política del Reino Unido a implicarse, más allá de las divisiones partidistas, en frenar la ruptura programada para marzo de 2019, ya que el acuerdo final sobre el "brexit" deberá ser aprobado por el Parlamento británico.

Pero las negociaciones formales al respecto aún no comenzaron y los europeos reprochan a los británicos que están tardando en presentar sus deseos, en un contexto de división en el seno de la mayoría conservadora.

Compartir