Retoma Corte Suprema brasileña juicio sobre el habeas corpus de Lula — AMPLIACION

Compartir

Un nutrido público agradaba su autorización para ingresar al palacio del Supremo para asistir a la sesión en la que se decidirá si Lula obtiene un habeas corpus o si se ordena su arresto.

Lula llegó al Sindicato de los Metalúrgicos de la región metropolitana de Sao Paulo la mañana del miércoles y se reunió a puerta cerrada con la expresidenta Dilma Rousseff, sindicalistas y aliados políticos, entre ellos los gobernadores de los estados de Acre y Piauí, según confirmaron a Efe fuentes del instituto dirigido por el exmandatario.

Si los jueces aceptan el recurso Lula podrá seguir en libertad mientras recurre en instancias superiores, pero si lo niegan la Justicia podría decretar su ingreso inmediato en prisión. Pero si se le niega, el ex mandatario deberá a la cárcel en los próximos días. "El comandante del Ejército mantiene la coherencia y equilibrio demostrados en toda su gestión, reafirmando el compromiso de la fuerza terrestre con los preceptos constitucionales, sin jamás olvidar el origen de sus cuadros que es el pueblo brasileño".

Tan magnificada está la situación que la presidenta del Supremo, Carmen Lúcia, grabó un mensaje de televisión para pedir "serenidad" en medio de "estos tiempos de intolerancia e intransigencia contra personas e instituciones".

Parte de la sociedad civil, asociaciones de magistrados y de fiscales se movilizaron para exigir que la suprema corte no tome una decisión que podría derivar en impunidad, e incluso el jefe del ejército brasileño, el general Villas Boas se pronunció la noche del martes en un polémico mensaje por una red social. Pero varios miembros del cuerpo están presionando para que se revise la decisión. Al menos tres generales se sumaron en tono exaltado a la declaración de su jefe.

Sismo de 6,6 se registró en Bolivia sin causar daños
Según el Instituto Geofísico del Perú ( IGP ) el temblor alcanzó una magnitud de 3.7, con una profundidad de 21 kilómetros . El temblor fue percibido en la ciudad brasileña de San Pablo.

"De nuevo el comandante del ejército expresó las preocupaciones y los deseos de los ciudadanos brasileños que visten uniforme. Con orgullo: Estamos juntos, General Villas Boas", escribió Bolsonaro.

Diversos grupos que respaldan la tesis de que Lula es objeto de una "persecución política" han anunciado que se manifestarán frente al Supremo hoy, pero también harán lo mismo aquellos que consideran a Lula culpable de corrupción y quieren verle tras las rejas.

Lula, de 72 años, fue condenado en enero por un tribunal de apelación a 12 años y un mes de cárcel, por supuestamente recibir un apartamento de lujo a cambio de favorecer a la constructora OAS en contratos con Petrobras.

Diez días atrás, el Supremo aceptó discutir el hábeas corpus presentado por los abogados de Lula y, además, por un ajustado resultado de seis votos contra cinco, impidió cautelarmente que sea encarcelado hasta que se falle sobre ese recurso.

Hace algunos minutos Rosa Weber votó en contra del ex presidente y por el momento la balanza se inclina en favor de la detención de Lula. Más allá de si Lula consigue evitar la prisión, su candidatura tambalea porque la justicia electoral impide postularse a condenados en segunda instancia. Las mismas fuentes aseguran que desde la cárcel, el poder de convicción del expresidente sería mucho menor.

Compartir