Rafael Nadal consigue el título del Masters de Montecarlo en Francia

Compartir

El número 1 del mundo, Rafael Nadal, conquistó por undécima ocasión el Masters 1000 de Montecarlo, al superar este domingo en la final al japonés Kei Nishikori en dos sets (6-3, 6-2).

Nadal consiguió así su primer título de la temporada, el 76 de su historial y el 31 de Master 1.000, uno más que el serbio Novak Djokovic, en un partido que supone el comienzo de la temporada de tierra, pues el español está considerado el "rey de la arcilla".

Nadal se había coronado en el Principado de forma ininterrumpida entre 2005 y 2012, y después volvió a ganar en 2016 y 2017. La única final en Montecarlo que ha perdido Nadal fue la de 2013 contra Djokovic.

"Es uno de los torneos más importantes del año", comenzó el español, "felicidades Kei porque sé lo difícil que es volver después de una lesión y te deseo lo mejor para el resto de la temporada", continuó.

Armenia arrests hundreds of opposition supporters amid protests
The spokesman for Sarkisian's ruling Republican Party on Thursday said the newly elected prime minister would not step down. Sargsyan, who served as president from 2008 to early 2018, was elected as prime minister by parliament on April 17.

Justamente, en las próximas semanas, buscará coronarse por onceava vez en el Major que se disputa sobre tierra batida, y también en el ATP 500 de Barcelona, el torneo Conde de Godó. En la clasificación de hoy de la ATP destacó además el ascenso del alemán Alexander Zverev al tercer lugar por delante del croata Marin Cilic.

En su duodécima final en el polvo de ladrillo monegasco, Nadal resistió a los largos peloteos a los que le sometió el nipón e hizo gala de su mayor confianza con la derecha, que tras vencer en semifinales al búlgaro Grigor Dimitrov se dedicó a entrenar. "Por eso, simplemente intento disfrutar cada día e intentar jugar con la mejor actitud posible para seguir siendo feliz jugando al tenis", subrayó. "Fue demasiado bueno hoy, pero creo que he jugado bien esta semana", añadió.

El balear admitió que esta edición del abierto barcelonés, con cuatro 'top-ten' y otros cinco jugadores entre los veinte primeros del ranking mundial, es una de las mejores de la historia, pero no le sorprende. Es una victoria importante, un Masters 1.000 más en un torneo muy especial para mí.

Compartir