Honduras lamenta fin de amparo para inmigrantes en EE.UU

Compartir

Defensores de derechos humanos condenaron la decisión, recordando que Honduras es uno de los países más violentos del mundo, sumido desde diciembre pasado en una inestabilidad política tras las elecciones presidenciales.

Alrededor de 57 mil hondureños perderán su Estatus de Protección Temporal (TPS) en este mes, personas que están viviendo y trabajando en EE.

El amparo ha estado vigente desde 1999, un año después de que el país centroamericano sufrió el embate del huracán Mitch, la razón por la cual se otorgó protección temporal a los indocumentados hondureños que vivían desde ese entonces en EEUU.

La protección para los hondureños concluirá el 5 de enero de 2020, dijo Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional.

Con 55 mil beneficiarios actualmente, Honduras es el segundo país con más amparados por el TPS, por debajo de El Salvador, y más de la mitad (el 63 por ciento) han vivido en Estados Unidos durante al menos 20 años, según un informe del Centro para los Estudios sobre la Migración, un centro de pensamiento no partidista.

Una vez terminada la protección del TPS, sus beneficiarios, en caso no hayan buscado una medida permanente, vuelven automáticamente a su estatus migratorio anterior.

A lo "Benjamin Button": hombre está atrapado en cuerpo de bebé
El tratamiento para determinar si tiene Laron o no cuesta 5.000 dólares y, como el joven no puede pagarlo, aun no se lo ha hecho. Cuando Singh dejó de crecer, los médicos dijeron a sus padres que el desarrollo se reactivaría, pero nunca pasó.

Sin embargo, antes de realizar cualquier adelanto lo más correcto es esperar hasta el fin de semana para saber cuáles son las decisiones finales, al tiempo que dijo que espera que los planteamientos sean escuchados por las autoridades de Estados Unidos. El fenómeno mató a más de 18,000 personas y destruyó 70% del territorio nacional. A ello se sumaría que son padres de al menos 53.500 niños nacidos en el país.

"El pueblo y Gobierno de Estados Unidos tienen una histórica relación de amistad y colaboración con el pueblo y Gobierno de Honduras, y así continuará", apostilló.

El plazo que tenían los catrachos se termina el 5 de julio, fecha que les dio el gobierno con los seis meses temporales.

Esta comunidad se ha movilizado en Washington en los últimos meses para pedir una nueva prórroga del alivio migratorio de 12 a 18 meses, aunque prevé que antes de este viernes el Gobierno del presidente Donald Trump repita la cancelación del programa al igual que hizo en los últimos meses con salvadoreños, haitianos, nicaragüenses y nepalíes.

Manifestó que incluso si existieran las garantías para que los hondureños pudieran regresar, no es una opción porque "llevan toda una vida aquí", donde tienen sus hijos y además perderían "su retiro", por el que han trabajado en este país. Informó que grupos de hondureños radicados en Estados Unidos harán cabildeos intensos ante el Senado y el Congreso en Washington.

"Expulsar a estos contribuyentes de la fuerza laboral le costaría al país más de 31.000 millones de dólares en pérdidas del PIB durante los próximos 10 años", añadió.

Compartir