Escándalo Odebrecht en Argentina: "Todo fluía hasta que murió Kirchner"

Compartir

Este lunes, diario La Nación publicó otro fragmento del relato de Marcio Faria, un exejecutivo de Odebrecht que se acogió al régimen de delación premiada y que brindó información sobre la ruta de los sobornos en Argentina.

El diario argentino La Nación anunció que esta semana revelará una serie de testimonios que los ejecutivos de Odebrecht dieron a la justicia brasileña, donde confesaban el pago de sobornos en Argentina y que por razones burocráticas la justicia trasandina recién está indagando. "Eran empresas subcontratadas que tenían una relación política, de cercanía con los funcionarios para la realización de esos contratos".

Faria explicó que Odebrecht pagó esas coimas y que "andaba todo bien", sin que el ministro Julio de Vido o su lugarteniente en el Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, se quejaran. Hasta que murió Néstor Kirchner, el 27 de octubre de 2010, y todo cambió. Nosotros estábamos cumpliendo con todo establecido.

"Con la muerte de Kirchner yo veo que todo cambia en Argentina y también cambia con nuestro contrato".

Godoy Cruz venció a Argentinos Juniors y es líder con Boca — Superliga
El empate llegó a través de Santiago " Morro " García , desde el punto de penal. “Estoy muy contento. Y agregó: "Nosotros lo vivimos tranquilos, sabiendo que nos queda una final más en casa".

Sentado frente a los fiscales, Faría precisó que el entonces presidente de la Cámara de la Construcción argentina, Carlos Wagner, sirvió de interlocutor entre el entonces número uno de Odebrecht en el país, Flavio Bento e Faría -sin parentesco con el delator-, y los funcionarios argentinos que pedían coimas.

Allí, sostuvo que la constructora brasileña pagaba sólo una parte de las coimas para que les den obras y que el resto del soborno lo aportaban los socios locales.

Además, expresó que los problemas terminaron cuando el empresario Jorge "Corcho" Rodríguez contactó a Bento e Faría "para resolver" la situación y luego se reanudaron las coimas "y el contrato volvió a funcionar". La confesión de Faria también apunta a que Odebrecht debió asociarse con empresas locales -sugeridas por el entonces gobierno- para adjudicarse proyectos en Argentina, debido a que de otra forma era imposible.

Compartir