Huelga llega a noveno día en Brasil con leve mejora de abastecimiento

Compartir

Ante el caos instaurado, el gobierno ha cedido a las presiones del gremio de camioneros y el domingo llegó a un acuerdo para poner fin a la huelga a cambio de una nueva reducción del precio del diesel en las refinerías, pero el anuncio no fue suficiente para terminar la paralización.

El ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, reconoció que "el abastecimiento se ha duplicado" en los últimos dos días y que la mayoría de los camioneros está regresando al trabajo, lo que ha permitido que se reduzca la escasez de productos básicos.

La huelga de camioneros que desde hace ocho días paraliza a Brasil fue desencadenada por las alzas continuas del precio del diésel, que pasó de un promedio de 3,356 reales en enero a 3,595 reales el 19 de mayo, antes de la huelga, y alcanzó 3,788 reales (casi un dólar) el 26 de mayo.

Según analistas, la recuperación del martes se debe a diversos factores, desde una corrección técnica con compras oportunistas hasta cierta tranquilidad de los inversores ante las garantías de que el gobierno compensará las pérdidas que podría ocasionarle a Petrobras las rebajas de precios acordadas a los huelguistas. Una decena de aeropuertos se quedaron sin combustible, mientras que supermercados, gasolineras y otros negocios se quedaban sin provisiones por la falta de abasto.

"El Gobierno ya cumplió con su parte".

Daniel Ricciardo storms to dominant pole position at Monaco Grand Prix
First stint I could follow him fairly easily and then he started to push just, I think, when Lewis started to pit. It was his second win of the season after the Chinese GP last month, pushing him up to third in the title race.

"Se sospecha que algunos empresarios se aprovecharon de este movimiento para intentar obtener ventajas", dijo el ministro de la Secretaría de gobierno, Carlos Marun, en la misma rueda de prensa.

Las medidas anunciadas por el gobierno de Brasil en beneficio de los camioneros que desde hace una semana paralizan el país en protesta por el precio de los combustibles, tendrán un impacto de unos 9.500 millones de reales (2.570 millones de dólares) en las arcas públicas, calculó hoy lunes el gobierno.

Diferencias entre gremios de camioneros y la lentitud en el restablecimiento de los aprovisionamientos mantienen este martes a Brasil en una situación de semiparálisis e incertidumbre sobre la evolución de la huelga iniciada hace nueve días.

En el propio encuentro en la sede del Ministerio de Defensa, el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, almirante Ademir Sobrinho, informó que todas las principales bases de abastecimiento de combustibles están desbloqueadas y existe ya un flujo regular de camiones-pipa trasladándose con escolta militar.

El paro de hoy será preludio de la huelga nacional de advertencia (de 72 horas) convocada para el 30 de mayo por la Federación Única de los Petroleros (FUP), que reivindica la disminución de los precios de todos los combustibles, el fin de la privatización de Petrobras y la inmediata salida de Parente.

Compartir