La Unión Europea obliga a reconocer los derechos de los matrimonios homosexuales

Compartir

El Tribunal es la más alta instancia judicial europea y sus sentencias son de obligado cumplimiento en los 28 países del bloque.

Tal y como ya avanzó en enero el abogado general de Tribunal, el belga Melchior Wathelet, en sus recomendaciones los jueces europeos han sentenciado que aunque los Estados miembros tienen libertad para autorizar o no los matrimonios entre personas del mismo sexo en sus respectivos territorios "no pueden obstaculizar la libertad de residencia de un ciudadano de la Unión Europea denegando a su cónyuge del mismo sexo, nacional de un tercer país, la concesión del derecho de un derecho de residencia derivado en su territorio”".

Cuando quisieron mudarse a la Rumania natal de Coman y ahí comenzaron los problemas. Dos años después intentaron regularizar su situación en Rumanía pero las autoridades de Bucarest rechazaron la solicitud de residencia de Hamilton alegando que no podía ser considerado "cónyuge” porque no reconocen los matrimonios gays". Querían sentar un precedente.

Los estados de la Unión Europea están obligados a conceder la residencia a los cónyuges extranjeros de un matrimonio homosexual, aunque sus leyes no reconozcan este tipo de uniones.

Seis muertos por erupción de volcán de Fuego
Las cenizas obligaron además al cierre del aeropuerto internacional La Aurora , en la capital guatemalteca. Prácticamente este pueblo quedó sepultado por las cenizas.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se cuida de salvaguardar el derecho de los Estados miembros a autorizar o no el matrimonio igualitario, al asegurar que "la obligación de un Estado miembro de reconocer un matrimonio homosexual contraído en otro Estado miembro de conformidad con el Derecho de este último Estado, con el fin exclusivo de conceder un derecho de residencia derivado a un nacional de un tercer Estado, no afecta negativamente a la institución del matrimonio en el primer Estado miembro".

Mediante su sentencia dictada hoy, y según el comunicado hecho público por la institución, "el Tribunal de Justicia de la Unión Europea señala que en el contexto de la Directiva relativa al ejercicio de la libertad de circulación, el concepto de 'cónyuge', que designa a una persona unida a otra mediante el vínculo matrimonial, es neutro desde el punto de vista del género, por lo que puede incluir al cónyuge del mismo sexo del ciudadano de la Unión".

La negativa de un Estado miembro a reconocer el matrimonio gay de un ciudadano contraído legalmente en otro país puede obstaculizar el ejercicio del derecho de ese ciudadano a circular y residir libremente en el territorio de la UE. Un país, Rumanía, en el que en este momento se está desarrollando en paralelo un proceso por la prohibición a nivel constitucional del matrimonio igualitario vía referéndum. Que sea heterosexual u homosexual no puede suponer discriminación alguna. Como Estados Unidos no permitía entonces los matrimonios homosexuales, se casaron en Bélgica en 2010 porque Coman trabajaba en la sede de Bruselas del Parlamento Europeo. Así ocurre en Bulgaria, Croacia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia. Organizaciones conservadoras rumanas llegaron a sumar más de tres millones de firmas en 2016 para que la Constitución de su país prohíba expresamente cualquier matrimonio que no sea el de un hombre y una mujer.

Compartir