"Si Cristiano te invita a comer a su casa nunca aceptes" — Evra

Compartir

Cristiano Ronaldo entrena con su selección en Rusia, tras el hat-trick que marcó ante España. Todavía tiene pendiente el delantero blanco la asignatura de cómo se debe encajar una derrota.

Cristiano Ronaldo y Patrice Evra fueron compañeros en el Manchester United entre 2005 y 2009, cuando los dirigía Alex Ferguson, compartían mucho tiempo juntos dentro y fuera de la cancha. Fue tras una comida en casa de Cristiano a la que habían sido invitados Ferdinand y Evra. Se notaba que Cristiano estaba molesto. "Después de eso mandó a su primo a comprar una mesa, entrenó dos semanas y después ganó a Ferdinand delante de todos", señaló. Después, citó a Ferdinand y a otros cuantos y le retó a una nueva partida. "Así es Cristiano, no me sorprende que quiera ganar más balones de oro y que quiera ganar el Mundial", remató.

Todo el mundo conoce lo estricto que es Cristiano en lo que a alimentación y bienestar se refiere, pues bien, Evra aconseja, si se da el caso, no acudir a comer en su mesa: "Mi consejo es que cuando Cristiano te invite a comer a su casa, di que no".

'Gaming disorder' will soon be classified as a mental health condition
The WHO was discussing adding gaming addition back in December 2017, when it introduced it in a draft version of ICD-11 . We want to hear from our readers about gaming disorders and whether they have been affected by this issue.

Contó que un día recibió tal invitación por parte de Ronaldo, con el que jugaba en el Manchester United. A mí me dijo que fuera después de un entrenamiento, así que estaba cansado. No había nada de refrescos. "Comenzamos a comer y pensaba que después habría carne o algo más, pero no", recuerda Evra, que presenció con sorpresa cómo Cristiano se puso a jugar con una pelota nada más terminar de comer.

"Yo estaba como, ¿puedo terminar de comer?", recibiendo como respuesta: "No, no, toquemos dos veces", para luego invitarlo a nadar a la piscina.

Compartir