La pirámide de Guiza puede concentrar energía electromagnética

Compartir

La Gran Pirámide de Giza, en Egipto, puede concentrar energía electromagnética en sus cámaras internas, así como también debajo de su base, donde se encuentra la tercera cámara inacabada.

Recientemente, los físicos se interesaron en cómo la Gran Pirámide interactuaría con ondas electromagnéticas de longitud resonante.

Un grupo de investigación internacional, liderado por la Universidad ITMO de San Petersburgo, ha aplicado métodos de física teórica para investigar la respuesta electromagnética de la Gran Pirámide a las ondas de radio.

Las pirámides egipcias están rodeadas de misterios y leyendas, y aún esconden secretos accesibles para el conocimiento científico. Según los cálculos, la formación dentro de la pirámide responde a las ondas de radio y las acumula en la tumba del faraón, mientras las redirige a un punto directamente debajo de la construcción, donde está la tercera cámara inacabada.

Estas conclusiones se derivaron sobre la base del modelado numérico y los métodos analíticos de la física.

Seguidamente, los especialistas averiguaron que las ondas de radio con una longitud de onda de 200 a 600 metros entran en resonancia con la pirámide.

El gobierno de Venezuela denunció un "atentado" contra Maduro
AFPFuerzas de seguridad revisaron un edificio en el que aparentemente se registraron daños por una explosión. Las detonaciones generaron siete heridos y están siendo atendidos en los hospitales.

Luego hicieron un modelo de la respuesta electromagnética de la pirámide y calcularon la sección transversal de extinción.

Los investigadores comentaron que para el estudio asumieron que al interior de la pirámide no existen cavidades desconocidas, y que su material de construcción cuenta con las propiedades de una piedra caliza común.

Para explicar las razones de ese fenómeno realizaron un análisis multipolo, habitualmente utilizado en física para estudiar las interacciones entre objetos complejos y campos electromagnéticos. Por lo visto la pirámide ha allanado el paso para poder sugerir que en ciertos casos se puede alterar la forma y el índice de refracción de estas nanopartículas para alterar su modo de distribuir la radiación (al igual que hace la pirámide). Variando estos parámetros, es posible determinar los regímenes de dispersión de resonancia y usarlos para desarrollar dispositivos para controlar la luz a nanoescala. "Las pirámides egipcias siempre han atraído una gran atención", dice el Dr. Andrey Evlyukhin, supervisor científico y coordinador de la investigación.

De hecho, ahora los científicos esperan usar lo aprendido en esta investigación para reproducir los efectos observados en la nanoescala.

"Debido a la falta de información sobre las propiedades físicas de la pirámide, tuvimos que usar algunas suposiciones".

Compartir