Responde Trump a libro que lo retrata como líder desquiciado

Compartir

Una sorpresiva carta abierta anónima de un asesor de Donald Trump echó más leña al fuego desatado por el libro Temor: Trump en la Casa Blanca, del periodista Bob Woodward, al confirmar las versiones sobre la caótica forma de gobierno del republicano.

Un funcionario del Gobierno de EE.UU. publicó una columna de opinión en la cual no aparece su nombre.

"Las reuniones con él se apartan de los temas a tratar y descarrilan, se enzarza en diatribas repetitivas, y su impulsividad acaba en decisiones a medio cocinar, desinformadas y ocasionalmente temerarias que tienen que ser revertidas", afirma el autor, que añade: "Este comportamiento errático sería más preocupante si no fuera por los héroes cuyas hazañas nadie glosará que están en la Casa Blanca y sus alrededores".

Adicionalmente, el periodista cuenta la frustración que siente John Kelly, el secretario general de la Casa Blanca y quien tradicionalmente es conocido como el hombre más próximo al presidente en el "Ala Oeste". No quería que la firmara. El alto cargo pone como ejemplo la política exterior: "el presidente Trump muestra una preferencia por autócratas y dictadores, como Vladímir Putin de Rusia o Kim Jong-un de Corea del Norte", pero la Administración, al mismo tiempo, "acusa países como Rusia de interferencia y le castiga de forma consecuente". "No voy a dejar que quede como un idiota (.) Los tipos en el extranjero dirán: 'Te dije que es un idiota (.) ¿Por qué estamos lidiando con este idiota? Así que haremos lo que podamos para virar esta Administración en la dirección adecuada hasta que -de una manera u otra- llegue a su final", asegura la fuente, que se anticipa a las posibles acusaciones del presidente de que la carta es obra del "estado profundo", las estructuras oscuras del poder que Trump siempre cita como responsable de los movimientos de la Justicia que chocan con sus intereses. "Lamento haber perdido la oportunidad de hablar sobre el libro", dijo Woodward, y agregó: "Maximicé mi esfuerzo".

Lula no podrá ser candidato a presidente — Brasil
Este veredicto remueve lo más profundo de unos comicios dominados por la incierta presencia de Lula . A la vez que denunció el rol de los medios en la persecución a Lula .

Desde la Casa Blanca hasta los departamentos y agencias de la rama ejecutiva, los altos funcionarios admitirán en privado su incredulidad diaria ante los comentarios y acciones del comandante en jefe.

"Bajo las órdenes del presidente, Porter redactó una carta de notificación que se retira del TLCAN. Woodward escribe que Priebus apodó el dormitorio presidencial, donde Trump obsesivamente miró noticias por cable y tuiteó 'el taller del diablo' y dijo que las mañanas tempranas y los domingos por la noche, cuando el presidente solía hacer tormentas de tuits, eran 'la hora de las brujas'", narra el diario. Trump rechazó en una entrevista con el diario The Daily Caller el robo de documentos insistiendo en que "nadie me quitó nada".

Además indicó que tras un ataque con armas químicas en Siria se precipitó a pedir que mataran al presidente de ese país, Bashar al-Assad.

Tanto en su diálogo con ese medio, como en su cuenta de Twitter, se refirió a sendos comunicados emitidos por Kelly y Mattis en los cuales estos negaron haber hablado del presidente en los términos recogidos en el material. No lo hacen para que fracase, afirma, sino porque su "principal misión es servir al país", y considera que los actos del presidente "van en detrimento de la salud de la república". El jefe de Gabinete mantiene que su relación con el presidente es "honesta y sólida", mientras que la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, describió el libro como una colección de "historias inventadas, en su mayoría por empleados insatisfechos". "Somos el estado firme", sostiene el misterioso autor del texto, que se publica a dos meses de las elecciones intermedias.

Compartir