Al menos nueve muertos en bombardeo de Rusia contra Idlib [FOTOS]

Compartir

Los ataques se producen ante la inminente y parece que inevitable ofensiva militar contra Idlib, que será uno de los principales temas de discusión en la próxima cumbre de los líderes de Rusia, Turquía e Irán en Teherán el próximo 7 de septiembre.

Por su parte, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkov, dijo que la normalización en Siria será imposible si no se resuelve la situación en Idlib: "Los países occidentales entienden perfectamente que la normalización en Siria depende de la solución de este problema (la liberación de Idlib)", indicó Riabkov, citado por la agencia rusa de noticias Sputnik.

Probablemente, el destino de Idlib se resuelva el viernes en Teherán, donde los presidentes de Rusia, Irán y Turquía -Vladimir Putin, Hasan Rohani y Recep Tayyip Erdogan- celebran una cumbre crucial.

Como parte de su campaña de bombardeos en Idlib, la aviación rusa atacó sectores del sur y suroeste de la provincia, en concreto los alrededores de Jisr al Shughur, controlado por los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (ex milicianos de Al Qaeda y Ariha), bajo control de los rebeldes.

Por su parte, el canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, de visita en Damasco, reconoció que la situación en Idlib es sensible, pero aseguró que Teherán está haciendo esfuerzos para lograr la salida de los "terroristas" de la provincia con "el menor coste humano".

La ONU pidió este martes a los presidentes de Rusia y de Turquía que hablen para evitar la que podría ser la batalla más terrible en más de ocho años de guerra en Siria, en la provincia de Idlib, el último bastión de los rebeldes.

Primeras impresiones con el Motorola One tras probarlo en la IFA 2018
Por último el nuevo Motorola One llegará a España en los próximos días a un precio de 299 euros en color negro. Además, se garantizan también tres años de actualizaciones de parches de seguridad.

Erdogan, cuyo país respalda a algunos de los grupos opositores sirios, expresó esta semana su esperanza de que en la cumbre de Teherán se consiga "prevenir acciones desproporcionadas del régimen sirio", y alertó sobre una posible oleada de refugiados.

Los acuerdos de Astaná del año pasado, firmados por Turquía, Rusia e Irán, crearon cuatro "zonas de distensión" en Siria, pero en la actualidad tres de ellas ya están en manos de las autoridades y a los rebeldes solo les queda Idlib.

Idlib, el último bastión de la oposición armada al régimen de Bashar el Asad, acoge a unos 3 millones de personas, entre ellas un buen número de desplazados de antiguos feudos insurgentes que ya fueron conquistados por las fuerzas gubernamentales.

Las voces contra la ofensiva no han dejado de escucharse.

Trump advirtió el lunes al presidente sirio, Bashar al-Assad, y a sus aliados, Irán y Rusia, que no lancen un "ataque precipitado" en la provincia del noroeste de Siria, y afirmó que podrían morir cientos de miles de personas.

Idlib es la última región siria que Damasco no controla.

Compartir