Crece el hambre en todo el mundo — Mala noticia

Compartir

Aproximadamente, una de cada nueve personas en el mundo padeció hambre el año pasado.

En todo América Latina y el Caribe, 39,3 millones de personas, un 6,1% de la población, estaba malnutrida en 2017 frente a los 38,9 millones en 2016. En 2015, la ONU celebró que más de 200 millones de personas dejaran de sufrir hambre desde 1990. La prevalencia de la subalimentación es alta en el país. En algunos hogares conviven la desnutrición y la obesidad infantil, también reflejo de la carencia de alimentos de calidad.

"Estamos preocupados por el deterioro de la situación en América del Sur", menciona a la AFP Dominique Burgeon, director de urgencias de la FAO, citando especialmente Venezuela, sumida en una grave crisis económica.

De esta forma, mermó la capacidad de importar alimentos, invertir en la economía por parte de los gobiernos y proteger a las personas más vulnerables ante la reducción de los ingresos fiscales.

Protesta en Caracas, en octubre de 2017, durante las elecciones por las 23 gobernaciones del país.

En toda la región, los mayores porcentajes de hambre en el último trienio se dieron en Haití (el 45,8 % de su población, equivalente a 5 millones de personas), Bolivia (19,8 % de población, 2,2 millones) y Nicaragua (16,2 % de población, un millón).

Extraditaron a Jones Huala
Además, señaló que el viaje fue con un helicóptero desde el Aeropuerto Internacional de Mendoza al aeropuerto de Santiago de Chile .

El reporte dijo que el estrés que ocasiona vivir con inseguridad alimentaria también puede tener un efecto negativo en la lactancia materna y las prácticas de alimentación de los niños pequeños, lo que a su vez aumenta el riesgo de los niños de padecer obesidad en la edad adulta.

Por ello, el Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) promueve un proyecto de asistencia técnica, de conjunto con los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), para vincular los productos de la agricultura familiar a la alimentación escolar. El sedentarismo aumenta aún más entre las mujeres: llega al 45,3%, mientras que los varones que no hacen ejercicio son alrededor del 37,6%.

Como resultado de ello, una de cada nueve personas en todo el mundo pasa hambre tras el incremento que se ha producido en África y América del Sur, según se desprende del informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo, elaborado por diversas organizaciones internacionales.

Los datos recogidos en el informe "La seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo", publicado ayer por la ONU, confirman que no se trata de un repunte aislado; aunque los expertos se resisten a hablar de un cambio de tendencia, ya se encadenan tres años de subida. Sin embargo, apunta que entre 1990 y 2016, los eventos como el calor extremo, las sequías, las inundaciones y las tormentas se duplicaron con una media anual de 213. Y esto ocurrirá tanto en África como en California, alertó.

El aumento de la subalimentación sigue sin reflejarse en la tasa global de retraso del crecimiento infantil, que el año pasado se situó en un 22 % de los menores de cinco años (en 2012 era un 25 %), lo que representa un total de 151 millones. En el lado opuesto, 672 millones de personas -un 13 por ciento de la población adulta o una de cada ocho- son obesas.

'La emaciación continúa afectando a más de 51 millones de niños menores de cinco años del mundo y estos niños tienen un mayor riesgo de morbilidad y mortalidad.

Compartir