El nene violado en Chaco lleva tres años internado y necesita ayuda

Compartir

Aunque se fugó antes de que la policía pudiera detenerlo, lo que llevó a que Interpol hiciera un pedido de captura internacional y a que el Ministerio de Seguridad de la Nación ofreciera una recompensa de $500.000, finalmente este jueves se entregó por su cuenta, y los investigadores descubrieron dos cosas: mientras estaba desaparecido el abusador cobraba un plan social y no se lo había podido detener porque había cambiado mucho su aspecto para evitar ser reconocido.

Nadie podía entender cómo un hombre con tan bajos recursos podía evadir a la Justicia durante tanto tiempo.

Jorge Canteros, procurador general de Chaco, aseguró: "Es una vergüenza lo que ocurrió con este hombre y todos los que estamos involucrados tenemos que hacer una autocrítica respecto a esto". "Ahora se lo vio con cabellos más largos y con un peso superior al que tenía en la imagen tomada hace cuatro años", señaló y agregó: "La foto que se difundió en todos los medios nacionales y provinciales" perteneía a "una causa anterior por violencia de género y la persona que se presentó ayer tiene una fisonomía totalmente cambiada".

Jorge Rial y una inesperada primicia sobre la llegada de Luis Miguel
Con los 31 conciertos que ofrecerá este año, Luismi llegará a las 253 presentaciones en el recinto desde 1991. Devuelvan el dinero", se lee en uno de los comentarios junto a un video en Twitter.

"El Japo" Verón se entregó a la justicia este jueves.

La causa está en manos de la Fiscalía Nº 9 de la capital de Chaco, que está a cargo de la doctora Daniela Meiriño. En principio, durante la próxima semana el caso podrá elevarse a juicio y el "Japo" Verón se enfrentará a una posible pena de entre 6 y 15 años de prisión. Un niño llamado M. O., que entonces tenía siete años, vivía en la casa lindera a su hogar y era amigo de uno de sus hijos, reveló a su padre que Verón lo había violado.

El caso de la búsqueda de Verón resultó por momentos insólito. Para ocultar los gritos de dolor de la víctima, el ex remisero prendió la máquina de cortar pasto. Después, lo amenazó con "cortarlo" si se lo contaba a alguien y la víctima no habló. Se encuentra internado en el Hospital Garrahan desde hace tres años, tuvo que someterse a cinco operaciones de suma complejidad y debe alimentarse por sonda: se encuentra colostomizado. El ataque lo destruyó literalmente por dentro y cuando se reponga de la última cirugía, pasará a integrar la listta de espera de trasplantes para recibir nuevos intestinos.

Compartir