Bolsonaro y Haddad van a segunda vuelta en Brasil

Compartir

"En segundo, tenemos mucha confianza de que habrá una segunda vuelta y eso es muy bueno para Brasil", afirmó el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) antes de emitir su voto. Pero la magnitud de la victoria de Bolsonaro en primera vuelta ha dejado poco espacio de maniobra al candidato del PT.

Lo único que señaló como "preocupante" fue la masiva difusión de noticias falsas en las redes sociales, lo cual fue reconocido por el Tribunal Superior Electoral (TSE), que garantizó que sus técnicos combatieron ese fenómeno durante toda la jornada.

El resto de candidatos no llegó al 3% de los votos.

De acuerdo con las normas electorales brasileñas, la segunda vuelta es necesaria cuando ningún candidato supera el 50 % de los votos.

"Vamos al campo democrático con una única arma, el argumento; nosotros no portamos armas, vamos con la fuerza del argumento para defender a Brasil y a su pueblo, sobre todo a su pueblo más sufrido", dijo.

Las elecciones contarán con la seguridad reforzada por el Ejército en 513 de los 5.570 municipios del país, ubicados en 11 de los 27 estados brasileño, en su mayoría en la región amazónica y en el empobrecido nordeste, pero también en Río de Janeiro, en donde una creciente ola de violencia obligó al Gobierno a determinar una intervención militar en la seguridad.

Videos. Primeros estragos de la llegada de Michael a Florida
En su nueva solicitud, contenida en una carta dirigida a Trump , Scott hace hincapié en que el desastre causado por Michael . Las advertencias por los posibles efectos de "Michael" se extendieron hacia los estados de Alabama, Mississippi y Georgia .

Algunos partidarios de Bolsonaro le pidieron que moderara su mensaje para asegurar la victoria, pero el candidato dijo que se apegaría al tono duro que ha empleado para referirse al crimen y la corrupción, que ha encontrado eco entre los votantes.

Los sondeos indican que Bolsonaro, con el 35 %, y Haddad, con el 22 %, serán los dos más votados este domingo, pero que, como ninguno conseguirá más de la mitad de los votos, tendrán que medirse en una segunda vuelta. Los resultados definitivos deberían conocerse en menos de dos horas. Cualquier candidatura, de que quien quiera que sea, que comprometa la democracia de Brasil es una candidatura peligrosísima.

Rousseff se presentó a los comicios para la Cámara Alta en un intento por volver a la vida política tras haber sido destituida como jefa de Estado por ese mismo Senado a mediados de 2016 por irregularidades en las cuentas públicas.

Pese a su fuerte crecimiento desde el atentado, los últimos sondeos le atribuyen 40% a 41% de intenciones de votos, aún lejos de ese objetivo.

Los brasileños van a las urnas este domingo en unas elecciones marcadas por intenso descontento hacia la clase gobernante, tras años de turbulencia política y económica incluyendo lo que parece ser el escándalo de corrupción más grande en la historia latinoamericana.

Compartir