Caída de la economía: el duro pronóstico del FMI para Argentina

Compartir

Más de 2,3 millones de venezolanos viven en el extranjero; de ellos, más de 1,6 millones salieron a partir de 2015 ante el recrudecimiento de la crisis económica y política, el 90% a países de América Latina, según la oficina de la ONU para los refugiados (ACNUR) y la Organización para las Migraciones (OIM).

Crecimiento económico en países de Suramérica y México.

Según los últimos pronósticos de la institución, el PIB de España crecerá un 1,8% en 2020, en línea con su anterior pronóstico, manteniendo sus proyecciones para los siguientes ejercicios en el 1,7% en 2021 y en el 1,65% los dos años posteriores.

Pasando en limpio. Si el FMI impone su proyección, entonces habría de mínimo $ 57.000 millones menos de recaudación ($ 62.700 millones para ser precisos con el desvío de 1,1% en relación al pronóstico del FMI) que la prevista para Nación y provincias. Esto es así porque por las propias medidas del Fondo, la recesión será más profunda y eso afectará la recaudación y el gasto social. Y habrá que ver si acepta el desvío de los otros $ 36.500 millones extra que podrían destinarse para gastos sociales -un plus de Asignación Universal por Hijo- en un año electoral recesivo. En realidad, si siguieran los nuevos números del FMI el desvío sería todavía mayor.

El FMI prevé que Venezuela tendrá en 2019 una inflación de 10.000.000% con una reducción del producto interno bruto (PIB) de un 5% y proyecta que la economía caerá este año un 18%.

Energéticos vuelven a impulsar el alza en los precios de productos
En el mismo periodo de 2017 los datos correspondientes fueron de 0.31 por ciento mensual y de 6.35 por ciento de inflación anual. En octubre el índice de precios al consumidor registró una variación mensual de 0,29%, y de casi 4% en términos interanuales.

En cuanto a la inflación, el Fondo cree que será menor a la estimada por el Presupuesto, donde el gobierno aseguró que será del 23%. Ese documento había sido publicado poco antes de las turbulencias financieras y el comienzo de un proceso de devaluación del peso frente al dólar con impacto en los indicadores de inflación.

En su informe, el organismo con sede en Washington proyecta que la inflación en Venezuela se disparará al 1.370.000% a final del presente año, una situación que la entidad ya comparó en julio con lo que vivió Alemania en 1923, durante su periodo de hiperinflación después de la Primera Guerra Mundial.

Excluyendo a Venezuela, la inflación en los países emergentes y en vías de desarrollo se espera que alcance el 5% este año, estimó el FMI.

En este sentido, el debilitamiento de las proyecciones de crecimiento refleja un incremento de la incertidumbre acerca de las políticas aplicadas en el último año, incluyendo la incertidumbre sobre el comercio a raíz de las medidas de EEUU y la respuesta de sus socios comerciales, además del riesgo que representa un potencial fracaso de las negociaciones sobre el 'Brexit', junto al endurecimiento de las condiciones financieras para las economías emergentes ante la subida progresiva de los tipos de interés en EEUU y el final del programa de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE). Para 2019 llegará al 3 %. Todas opciones que no son agradables para ningún Gobierno, en especial en un año electoral.

Compartir