Papa Francisco expulsa a dos ex obispos chilenos del sacerdocio

Compartir

"El Santo Padre ha dimitido del estado clerical a Francisco José Cox Huneeus, arzobispo emérito de La Serena, miembro del Instituto de los Padres de Schoenstatt, y a Marco Antonio Órdenes Fernández, obispo emérito de Iquique", indicó hoy un comunicado de la oficina de prensa de la Santa Sede, que detalló que en ambos casos fue "como consecuencia de actos manifiestos de abusos a menores".

La decisión, tomada por el papa el jueves, no admite apelación. El encuentro, que inició a las 06.00 (hora boliviana) y que duró media hora, estuvo centrado en la crisis de la Iglesia Católica en Chile, envuelta en escándalos de abuso sexual en los últimos meses.

Piñera había revelado que "el papa estaba muy preocupado por el tema de las migraciones" y que resultó "muy informado de la política de Chile en esta materia y conocía la visa de reunificación familiar para los haitianos y la visa de responsabilidad democrática con los venezolanos".

"Conversamos sobre la situación difícil que vive la iglesia en Chile y, sobre todo, compartimos la esperanza de que la iglesia pueda vivir un verdadero renacimiento y recuperar el cariño, la cercanía del pueblo de Dios y pueda seguir jugando el importante rol que juega la iglesia en nuestro país", dijo el Piñera, según el comunicado.

Por su parte el Vaticano reconoció en una nota oficial que los dos líderes abordaron "la dolorosa herida de los abusos a menores", subrayando "el compromiso de todos en la colaboración para combatir y prevenir la comisión de estos crímenes y su ocultamiento".

Federer Supera A Bautista En Shanghai
A pesar de estar con fiebre, Juan Martín del Potro y Alexander Zverev pudieron estrenarse con victorias en el torneo. El ruso de 22 años está ahora mismo en el mejor momento de su carrera.

El pasado 28 de septiembre el papa expulsó del sacerdocio al influyente religioso chileno Fernando Karadima, de 88 años, formador de varios obispos.

Francisco ha cesado en total a siete obispos chilenos acusados de cometer abusos sexuales a menores y de encubrimiento tras la renuncia en bloque de una treintena de obispos.

Además del delicado tema de la pedofilia, Piñera, que se reunió también con el número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, abordó otro asunto espinoso, como el pedido de Bolivia de tener una salida al mar.

Según La Tercera, en la reunión se abordó la demanda marítima que en 2013 interpuso Bolivia en contra de Chile, la cual fue rechazada por la CIJ en un fallo leído el pasado 1 de octubre. "Tuvimos la oportunidad de explicarle (a Parolín) cuál ha sido la posición permanente de buena voluntad, de disposición al diálogo, pero de respeto al derecho internacional, a la historia, a los tratados y a nuestra soberanía", manifestó el presidente en conferencia de prensa.

Durante su gira a Europa, iniciada el pasado 5 de octubre y que se concluye este sábado, Piñera reiteró que el fallo de la CIJ no obliga a su país a negociar, y pidió a La Paz que respete esa decisión así como el tratado de 1904 que definió la frontera binacional, tras la guerra de fines del siglo XIX.

Compartir