Organismos de socorro de Guatemala ya esperan caravana de migrantes hondureños

Compartir

"Guatemala no promueve ni respalda la migración irregular en ninguna de sus formas, por lo tanto rechaza los movimientos organizados con fines ilícitos y que tergiversen la figura de un derecho humano, como es la migración para fines particulares", dijo el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) en un comunicado.

Lo anterior luego de que se diera a conocer la formación de una caravana de dos mil migrantes centroamericanos, la cual partió de San Pedro Sula, Honduras, la cual tiene como destino Estados Unidos en búsqueda de una mejor calidad de vida y para huir de la violencia en dicho país.

Los participantes de la caravana planean pernoctar en un centro comunitario de Ocotepeque antes de intentar cruzar hacia Guatemala este lunes.

La entidad agregó que "tomarán las medidas necesarias dentro del marco de la legalidad y protección a todas las personas, para evitar que se atente contra el orden y seguridad pública".

El sueño mundialista se esfumó: Argentina desactiva la candidatura para 2030
Entre los más destacados, figura el cambio de gobierno en Paraguay y el cambio de funcionarios en la secretaría de deportes. Además, Doble Amarilla indica que "el mismo Fondo Monetario Internacional advirtió al país sobre estos gastos".

Hacia las 05:00 horas locales salió caminando por la carretera hacia la frontera de Honduras con Guatemala, en un intento de recorrer los 2 mil kilómetros de una ruta peligrosa por las operaciones de bandas delictivas, cruces de ríos y desiertos con serpientes. Allí, les pidió a los Gobiernos que desalentaran a los migrantes que buscan ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Pence aseguró que El Salvador ha reducido la migración ilegal, aunque subió 75% desde Guatemala y 61% desde Honduras.

"Estamos seriamente preocupados por la caravana de migrantes que viaja al norte desde Honduras, con falsas promesas de ingresar a Estados Unidos, hechas por aquellos que buscan explotar a sus compatriotas", indicó la Embajada estadounidense en un comunicado.

Compartir