Adiós Kepler: el telescopio espacial de la NASA se queda sin combustible

Compartir

Kepler deja un legado de más de 2.600 planetas descubiertos fuera de nuestro sistema solar, muchos de los cuales podrían ser lugares prometedores para la vida, dijo la NASA. Es la distancia a la que el agua líquida podría, como en la Tierra, estar presente en la superficie y, por lo tanto, susceptible de albergar vida. Gracias a Kepler, también sabemos que hay más planetas que estrellas en la Vía Láctea. Descubrió además increíbles súper-Tierras: planetas mayores que el nuestro, pero menores que Neptuno.

El análisis más reciente de los descubrimientos de Kepler concluye que es probable que del 20 al 50 por ciento de las estrellas visibles en el cielo nocturno tengan planetas pequeños y posiblemente rocosos de tamaño similar a la Tierra, y que estén ubicados dentro de la zona habitable de sus estrellas progenitoras, dijo la NASA. O el planeta Kepler-16b, que gira alrededor de dos estrellas y donde, como en Tatooine -un planeta ficticio de Star Wars-, los habitantes podrían asistir a una doble puesta de sol.si no fuera gaseoso.

Asimismo, Kepler realizó el primer reconocimiento de los planetas en nuestra galaxia y se convirtió en la primera misión de la agencia espacial estadounidense para detectar planetas del tamaño de la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas.

Como ocurre cuando fallece un importante científico, surgieron de inmediato tributos a Kepler.

"Kepler ha superado todas nuestras expectativas y allanó el camino de nuestra exploración y búsqueda de vida en el sistema solar y más allá", señaló el director adjunto del Departamento de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen, en un comunicado.

Brasil trasladará su embajada en Israel a Jerusalem, confirma Bolsonaro
La decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital del Estado judío rompió con décadas en que Washington y la comunidad internacional no reconocían la soberanía de Israel sobre Jerusalén .

La muerte de Kepler no es una sorpresa. Pero los ingenieros de la NASA encontraron un sistema para continuar estabilizándolo con el fin de que siguiera funcionando. Desde hace meses tenía muy poco combustible, y se había apagado varias veces para reservarlo para ciertos momentos especiales.

Kepler tiene paneles solares, pero estos solo alimentan sus dispositivos electrónicos a bordo. En cuarenta años, su órbita lo acercará más a la Tierra, pero sin correr el riesgo de estrellarse contra ella.

Cuando fue lanzado el telescopio llevó 12 kg de combustible para su motor, que se usaba para corregir las derivas y controlar la órbita. Pero los astrónomos probablemente pasarán años analizando las imágenes tomadas por Kepler hasta el final.

Para Bill Borucki, ex jefe de la misión Kepler, el telescopio demostró que había "más planetas que estrellas en nuestra galaxia".

Compartir