La Fiscalía española acusa de rebelión a los líderes independentistas catalanes

Compartir

Así lo ha hecho en el escrito de acusación en la causa por el 'procés', que se ha presentado este viernes, en el que considera al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y los líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, los "principales promotores" del desafío soberanista.

De hecho, el escrito los servicios jurídicos del Estado evita en todo momento utilizar el sustantivo "violencia" o el adjetivo "violento" para describir estos episodios, y los califica de "incidentes contra el orden público", "altercados", "tumultos" y "disturbios" en un "ambiente crispado y hostil".

Además de la Fiscalía, en el caso contra los independentistas acusa también la abogacía del Estado, órgano dependiente del Ministerio de Justicia, y que por tanto, actúa en nombre del Gobierno, que en ese caso, acusará de sedición y malversación de caudales públicos. Sobre las huelgas convocadas posteriormente, los días 3 de octubre y 8 de noviembre, la Abogacía se limita a referir los cortes de carreteras y de vías férreas, con el consiguiente "caos circulatorio", sin ahondar más.

El documento consignado en el alto tribunal distingue entre tres tipos de procesados. En primer lugar, sitúa a los exmiembros del Govern que jugaron "el papel de adoptar las decisiones ejecutivas necesarias" para realizar el referéndum ilegal. A seis de ellos -Junqueras, el 'exconseller' de Interior Joaquim Forn, el de Presidencia Jordi Turull, Raül Romeva (Asuntos Exteriores), Josep Rull (Territorio) y Dolors Bassa (Trabajo)- se les acusa de sedición y malversación.

Junqueras, Forn, Turull, Romeva, Rull y Bassa merecen un castigo más grave por su estatus de "autoridad", al haber "inducido, sostenido y dirigido la sedición desde su condición de miembros del Gobierno". Al mismo tiempo se reclama la inhabilitación absoluta de todos ellos por tiempo equivalente al de la pena privativa de libertad. De esta forma, en vez de pedir sanciones separadas para cada uno de los dos delitos (lo que hubiera llevado a tener que solicitar un mínimo de 16 años de cárcel para Junqueras), la calificación conjunta de ambas infracciones permite tomar como referencia el delito más grave (la sedición) e incrementar algo la pena en atención a la malversación.

Madison Bumgarner y Pablo Sandoval seguirán en los Gigantes
Entretanto, la opción del antesalista venezolano Sandoval era por el monto mínimo posible de $555.000 dólares. Luego volvió y tuvo un balance de 6-7 con una efectividad de 3,26 en 21 aperturas.

La pena mayor, de 25 años de cárcel, se solicita para el exvicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras. Gracias a su acción se produjeron "actos contra decisiones judiciales legítimas y contra la actuación de autoridades o funcionarios públicos que pretendían dar cumplimiento a esas resoluciones judiciales".

Todos los implicados y procesados en el procés se sentará en el banquillo en unas semanas. Para la expresidenta de la Cámara autonómica Carme Forcadell se solicitan 10 años de prisión y los mismos de inhabilitación absoluta como presunta autora de un delito de sedición.

Por debajo estarían los entonces miembros de la Mesa Lluis Corominas, Lluis Guinó, Anná Simó y Ramona Barrufet, que se enfrentan a una petición de multa de 30.000 euros e inhabilitación especial para cargo público de un año y ocho meses por desobediencia grave.

El mismo delito que achaca a Joan Josep Nuet y a la expresidenta del grupo parlamentario de la CUP Mireia Boya, para quienes las condenas reclamadas se reducen a 24.000 euros de multa y un año y cuatro meses de inhabilitación.

Compartir