Encontraron en Argentina restos de una nueva especie de dinosaurio saurópodo

Compartir

De este último se ha recuperado el esqueleto del primer rebaquisáurido de Sudamérica, incluyendo el cráneo casi completo, con dientes finos adaptados para comer plantas, según informaron fuentes del campus público.

Según el estudio de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), del que se hace eco el portal Minuto Uno, lograron dar con la especie en un lugar donde no esperaban encontrar nada.

Un equipo de paleontólogos desenterró en Neuquén, Argentina, los restos de tres ejemplares de una especie desconocida de dinosaurio.

"Encontramos la mayor parte de los huesos del cráneo: el hocico, las mandíbulas, gran cantidad de dientes, también los huesos que definen la órbita de los ojos por ejemplo y, de esa manera, pudimos hacer una reconstrucción muy completa", expresó José Luis Carballido, investigador del Museo Egidio Feruglio y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas de Argentina.

El equipo científico determinó que los primeros restos son de un ejemplar adulto de una altura de 12 metros aproximadamente, mientras que los otros dos son crías de seis y siete metros cada una.

New study shows oceans warming even faster than thought
Not only do they absorb heaps of our carbon emissions, but we also rely on them to soak up over 90 percent of excess heat energy. APO also is influenced by burning fossil fuels and by an ocean process involving the uptake of excess fossil-fuel CO2.

"Este descubrimiento de un adulto y dos juveniles también significó el primer registro de un desplazamiento en grupo dentro de los dinosaurios rebaquisáuridos", agregó en referencia a los Rebbachisauridae, que pertenecen a la familia de saurópodos.

La nueva especie fue bautizada Lavocatisaurus agrioensis y, según los especialistas, pertenece al grupo de los dinosaurios saurópodos, aquellos cuadrúpedos herbívoros de cuello y cola larga entre los cuales existieron especies gigantescas que pesaban más de 70 toneladas y otras "enanas" que no superaban los 10 metros de longitud al alcanzar la adultez.

En este sentido, el experto recordó que en ese entonces América del Sur y África no habían terminando de separase, por lo que también se descubrieron rebaquisáuridos en África y en Europa. El increíble hallazgo sucedió en la provicnia de Neuquén.

A partir de esta observación, los autores del estudio estiman que este dinosaurio tenía una especie de cubierta queratinosa en la parte inferior del cráneo con la cual probablemente raspaba el lado interno de los dientes superiores cada vez que quería cortar las ramas para alimentarse.

Se estima que el animal -herbívoro perteneciente al grupo de los saurópodos, al que también corresponde el brontosaurio- vivió hace 110 millones de años en la provincia trasandina, una zona que solía ser desértica en esa época. No hay forma de saber si había parentesco entre los miembros de este grupo, por lo que quedará para la imaginación el suponer si se trataba de un padre o una madre junto a dos de sus hijos. "El cráneo del Lavocatisaurus es bastante distinto, más basal y con características más primitivas", concluyó Canudo.

Compartir