44 años después: esposa de Pablo Escobar revela dramático secreto del narcotraficante

Compartir

"Tuve que conectarme con mi historia y sumergirme en lo más profundo de mi alma, para reunir el coraje y revelar el triste secreto que he guardado durante 44 años", escribe Henao, hoy de 57 años.

Una verdad que, según sus propias palabras, empeorará la percepción que el mundo tiene del hombre que fue su marido. No se sentía preparada ni tenía la capacidad de entender tal contacto, tan intenso e íntimo.

Tres semanas después, Victoria comenzó a sentirse "extraña" pero jamás pensó que pudiera estar embarazada. Días después, y tras contarle a Pablo, este la llevó a una desolada casa de una mujer que vivía fuera de Medellín.

Al llegar, una señora mayor la saludó y le pidió que se acostara en una camilla, e inmediatamente le insertó varios tubos de plástico en el vientre, de los que se usan para canalizar venas, y le dijo que serviría como prevención.

'¿Prevención de qué?' Henao dice que ella preguntó. "Luego me dijo que tuviera mucho cuidado y me ordenó que sacara los tubos una vez que comenzara a sangrar".

Siguiendo el procedimiento, que ella describe como una 'intervención', Escobar la dejó en su casa y le aconsejó que siguiera las instrucciones y lo mantuviera informado sobre su estado. Escobar la devolvió a su casa (una que tenía un baño, y compartía con 8 hermanos), y le pidió mantenerlo al tanto.

"Los días siguientes dormí con esos tubos extraños dentro de mí y me vi obligada a ir a la escuela de esa manera para que mi madre no sospechara nada", cuenta la mujer.

Nueva Caledonia, el país que rechazó independizarse de Francia
El referéndum ha contado el despliegue de observadores de Naciones Unidas y unos 250 delegados en los centros electorales. Macron animó a encarar el futuro y anunció próximas reuniones entre todas las comunidades que viven en Nueva Caledonia .

Victoria nunca quiso hablar sobre esto, hasta que fue a terapia y entendió que se trató de una violación y de un aborto sin su consentimiento.

Ella explica que, en Colombia, las relaciones sexuales pueden constituir un abuso sexual si hay una brecha de cinco años entre el agresor y la víctima.

En su relato además cuenta cómo era la vida en la cárcel La Catedral, un lugar especialmente diseñado para mantener detenido al capo de la droga y que sólo sirvió para que Escobar actuara de forma protegida, ya que ahí mantenía una vida de lujos y seguía dirigiendo con comodidad el negocio que lo hizo millonario y la organización criminal que encabezaba.

Henao admite que contar su historia le permitió responsabilizarse de su pasado y confiesa que había sido "totalmente ajena a la realidad". "No me siento cómoda retratándome como una víctima de mi esposo, por el gran respeto que le debo a las otras víctimas", dice.

Henao dio a conocer, en un adelanto del libro publicado por Daily Mail, que Escobar la "abrazó" y la "besó".

"Tenemos dos hijos que nacieron de esa unión, con los que honramos sus vidas. Estoy agradecido por ellos, porque me dan la fuerza para seguir viviendo", sintetizó Victoria. En ese momento, tenía 14 años y estudiaba en un colegio de Medellín, mientras que Escobar tenía 25 y ya empezaba a incursionar en el crimen.

Victoria Eugenia Henao conoció a Pablo Escobar Gaviria en el año 1973.

Compartir