Nueva Caledonia, el país que rechazó independizarse de Francia

Compartir

El compromiso de Valls, que defiende abiertamente el no a la independencia, con el referéndum de Nueva Caledonia viene de lejos y el mes de febrero fue designado poniente de la ley que definió el cuerpo electoral de la consulta.

El presidente, que en nombre de la neutralidad del Estado no participó en la campaña, destacó la "participación excepcional", que alcanzó el 80 %, en la consulta celebrada entre las 08.00 y las 18.00 hora local (21.00 GMT del sábado y 07.00 GMT del domingo).

Tras divulgarse los resultados, el presidente francés Emmanuel Macron expresó a los habitantes del archipiélago su "inmenso orgullo" de haber "superado juntos esta histórica etapa".

Tres de los principales partidos políticos de Nueva Caledonia pedían el mantenimiento del territorio dentro de Francia argumentando que sería más ventajoso para los habitantes del territorio, mientras que otros dos estaban a favor de la independencia basándose en el traumático pasado colonial del archipiélago. Los resultados aún pendientes de la capital Numea deberían ampliar el voto por el no a la independencia.

El referéndum ha contado el despliegue de observadores de Naciones Unidas y unos 250 delegados en los centros electorales.

Revelan la causa de muerte de Mac Miller
Los paramédicos llegaron poco después y Miller fue declarado muerto a los 16 minutos de la llamada inicial al 911. En el tema la cantante llama a "Malcolm" un "ángel" y dice que desearía poder darle las gracias.

Francia se comprometió, mediante la firma del Acuerdo de Nouméa, a traspasar algunas competencias a Nueva Caledonia, exceptuando los poderes de áreas como defensa o justicia, entre 1998 y en el 2018.

Macron animó a encarar el futuro y anunció próximas reuniones entre todas las comunidades que viven en Nueva Caledonia.

Las formaciones unionistas, con fuertes divisiones internas, recuerdan que París aporta unas ayudas anuales de 1.300 millones de euros (unos 1.480 millones de dólares) al archipiélago.

"Aún hay problemas de integración y un sentimiento de injusticia presente en la sociedad canaca", asegura Paul Fizin, doctor en Historia.

Compartir