Investigadores descubren 200 fosas en Irak; estiman hallar 12 mil cuerpos

Compartir

Un informe conjunto de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR, por sus siglas en inglés) y la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak (UNAMI, por sus siglas en inglés) dio a conocer que entre 6 mil y 12 mil cadáveres fueron encontrados en dicho lugar controlado por EI entre 2014 y 2017.

Seguramente hay más fosas de las 202 documentadas al norte y al este de Nínive, en la región de Kirkuk, Salah al Din y Anbar, indicó UNAMI. "Las pruebas reunidas en estos sitios serán fundamentales para garantizar las investigaciones creíbles, procesos y condenas de acuerdo con las normas internacionales", se señala en el informe de Naciones Unidas.

Los autores del informe recuerdan que desde junio del 2014 hasta diciembre del 2017, el Estado Islámico se apoderó de grandes áreas de Irak, liderando una campaña de violencia generalizada y violaciones sistemáticas de los derechos humanos y el derecho humanitario, cuyas actividades pueden calificarse como "crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y, posiblemente, genocidio en virtud del derecho penal internacional".

Las autoridades iraquíes han exhumado los restos de 1.258 víctimas de 28 fosas, según la ONU, que pidió que se identifiquen los restos de todos los fallecidos y se haga justicia con sus familias.

Unas familias que quedan a expensas de lo que revelen las fosas comunes que, según Kubis, son "el testimonio de terribles pérdidas humanas, de un sufrimiento profundo y de una crueldad chocante".

Clinton urge a votar contra 'radicalismo'
En estos momentos los republicanos tienen una mayoría de 51 a 49 escaños en la Cámara alta , y los sondeos apuntan a que se mantendría.

Durante esos tres años, los islamistas persiguieron y asesinaron a civiles pertenecientes a minorías étnicas y religiosas en Irak, como la comunidad yazidí, contra la cual el EI cometió un genocidio, según la ONU.

El líder del Estado Islámico, Abubaker al Bagdadi, proclamó el grupo a finales de 2014 en la ciudad de Mosul, zona considerada para los extremistas como capital de la organización terrorista en Irak, y que fue liberada por las fuerzas de Irán con el apoyo de Estados Unidos en 2017.

También los miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes y representantes del Estado, como jueces y gobernadores, fueron perseguidos por los yihadistas, que crearon su propia administración.

En diciembre de 2017, el entonces primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció la "derrota" del grupo yihadista en el territorio iraquí, aunque los ataques de los terroristas, que se encuentran apostados en zonas desérticas ubicadas en el este de Siria, fronterizas a Irak, continúan en el país, incluida la capital Bagdad, reseñó la agencia EFE.

Compartir