Llega parte de la caravana migrante a la CDMX

Compartir

En cuanto a la situación de los migrantes en el albergue que se dispuso en Ciudad de México, en un estadio de fútbol en el complejo deportivo de la Magdalena Mixhiuca, la Comisión advirtieron que "existe desorganización y las cuestiones de higiene son pocas y las de salud no están suficientemente tratadas".

Llegar a la Ciudad de México no fue fácil.

La caravana de migrantes centroamericanos viene tomando desde hace algunos días un breve descanso en la capital mexicana para enrumbar con fuerza hacia Estados Unidos mientras que crece la incertidumbre entre quienes preferirían quedarse en México.

La alcaldesa electa de México, Claudia Sheinbaum, habla a los medios de comunicación en un campamento improvisado para migrantes que viajan desde América Central a los Estados Unidos en la Ciudad de México, México, 6 de noviembre de 2018.

Rodríguez, de 34 años, huyó de su país con su hija Emily, de 16 años, después de que la niña comenzó a llamar la atención no deseada de un narcotraficante que acababa de salir de la cárcel y se comprometió a ir tras ella.

Llegar a la capital fue "un éxito", dijo Arnold Gómez, de 30 años, un guardia de seguridad de Honduras.

El comisionado de la Policía Federal aseguró que casi siete mil migrantes de Honduras, El Salvador y Nicaragua integran las tres caravanas que se encuentran en diferentes puntos del país; la que está en la Ciudad de México es la más numerosa.

Así es el teléfono plegable de Samsung
Con este anuncio, Samsung busca impulsar su mayordomo virtual, que compite en el mercado con Siri ( Apple ), Google Assitant y Alexa, de Amazon.

México ha ofrecido refugio, asilo o visas de trabajo a los migrantes.

"¿Por qué pelear allí, con tanto esfuerzo y tanto sufrimiento como hemos pasado, solo para que me den la espalda?"

Mientras, cientos de empleados municipales y voluntarios clasificaban donaciones y dirigían a los migrantes hacia lugares donde encontrar comida, agua, pañales y otros elementos básicos.

En este sitio autoridades del gobierno capitalino y de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México los reciben con alimento, tamales, atole, arroz y pan, así como con ropa.

Las hondureñas María Yesenia Pérez, de 41 años, y su hija de ocho llegaron al estadio durante la noche y tuvieron que dormir sobre la hierba en el exterior porque no había espacio en las cuatro grandes tiendas de campaña instaladas por las autoridades.

Cuarenta retretes portátiles estaban dispersos sobre el césped.

Trump describió a la caravana como una amenaza importante, aunque esas caravanas han aparecido regularmente a lo largo de los años y en gran parte han pasado desapercibidas. "La acumulación de 20 días" de emigración normal, dijo.

Compartir