Maneja con esposa con Alzheimer por que nadie puede cuidarla

Compartir

"Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación, esto me tiene realmente estresado y no doy más (...) hay veces que me dan ganas de auto eliminarnos", confesó en medio de la desesperación por su situación.

Mario Nuñez es un chofer de colectivos de 71 años que trabaja en una línea de Chile y todos los días lleva de acompañante a su esposa Fresia, de 65 años y que padece Alzheimer. Pero como Mario no tiene con quién dejarla, debe llevarla con él a sutrabajo. La enfermedad deteriora a Fresia día a día, ya no puede valerse por sí misma y apenas se conecta con la realidad.

Si hace frío o calor, no importa. "Ahora que logré esto me siento tranquilo, siento mucha felicidad pero a la vez me da pena, aunque sé que todo esto es por su bien", resaltó.

Sobre como han sido los viajes y la relación con los pasajeros, el chofer revela que un gran porcentaje comprende y tiene disposición hacia ella, pero también ha visto personas que se burlan y eso le duele.

La jornada del hombre, que trabaja en la región de Coquimbo, comienza todos los días a las 5:30 de la mañana, en que acomoda a Fresia -a quien le diagnosticaron la enfermedad degenerativa hace cuatro años- en uno de los asientos de la micro que maneja e inicia un turno de 10 horas. A pesar de que la mujer tiene hijos, ninguno de ellos puede ayudarla por diferentes razones.

Gemelas recién nacidas fueron lanzadas desde un auto
Se cree que su madre desesperada arrojó a las niñas por la puerta de un auto en la madrugada del martes por la mañana. La provincia Negros Oriental, en Filipinas , está conmocionada por el intento de doble asesinato de las gemelas .

Núñez explicó que "yo llego a esta casa y no converso con nadie, perdí mi vida social, no escucho música, no veo televisión, solamente me dedico a ella y a tratar de que se duerma para yo poder descansar por lo menos una media hora mientras está en su cama. Ese es nuestro día a día", comentó. "Me subí a la micro y todos los días es una historia distinta". La señora que va durmiendo es esposa del conductor, ella tiene Alzheimer y lamentablemente tiene que salir a trabajar con ella porque su jubilación no les alcanza para vivir. "Ni siquiera para pagarle a una persona para que la cuide", contó la joven y la historia se viralizó.

"Yo no me quiero deshacer de mi señora porque la quiero mucho". Nací de una mujer y por eso las respeto. "Es una despedida física no más porque siempre va a estar conmigo", aseguró Mario al diario El Día.

Para conseguir ayuda, Mario se acercó a organismos como el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama), el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG), y la propia Municipalidad de La Serena.

Gracias a la viralización de la historia, una fundación ofreció un hogar para que pueda ser atendida, según publicó Clarín. Los síntomas generalmente se desarrollan lentamente y empeoran con el tiempo, hasta que son tan graves que interfieren con las tareas cotidianas.

Compartir