Con una carta, el Chapo pide ver a Emma Coronel

Compartir

Entre los 12 miembros del jurado, cuyas edades son de los 20 a 50 años, hay inmigrantes de Polonia, Etiopía y Asia, y cuatro de ellos hablan español.

El jurado estará conformado por 12 personas de diferentes nacionalidades. Poco a poco fueron descartando gente hasta que quedaron los 18 elegidos.

Cogan decidió no tomarles juramento hasta la próxima semana preocupado de que alguno pudiera arrepentirse y, si eso ocurre, necesita tiempo para elegir a otro entre los seis suplentes.

La selección del jurado sucede luego de tres días en que el juez Brian Cogan dirigió un proceso que involucró a fiscales, abogados y al propio Guzmán, quien no tenía derecho a la palabra, pero quien estuvo presente durante el proceso.

La misiva a Cogan destaca que el único contacto humano que ha tenido desde su extradición es cuando personal de la cárcel le quita y pone sus esposa y un breve apretón de mano de sus abogados cuando va a la corte.

Terrorista islámico incendia camioneta y apuñala a 3 personas en Australia
La policía pidió a la población que evitara el sector , aunque precisó que no buscaba a otros sospechosos . Las otras víctimas fueron trasladadas al hospital, donde se encuentran con pronóstico reservado.

La mujer se quedó en el grupo después de que el abogado de la defensa Jeffrey Lichtman argumentó que ella sentaría un mal precedente, de que los jurados podrían eludir su deber "con algunas lágrimas".

Esta decisión tiene la intención de dar tiempo a reemplazar a alguno de los jurados que intente rehuir esta obligación legal, como en el caso de una mujer que ha expresado que teme a posibles represalias de parte de Guzmán.

Durante el primer día de entrevistas, este candidato había dicho que veía series de crímenes y que también había visto la del narcotraficante colombiano Pablo Escobar. Solo las hijas que procrearon, de siete años, han podido compartir brevemente con el acusado.

Una afroamericana joven dijo que el nombre del Chapo y el cartel de Sinaloa le sonaban familiar pero que no recuerda dónde escuchó de ellos.

"No es razonable inferir que un saludo momentáneo, hecho bajo la mirada de los alguaciles estadounidenses, pueda presentar un riesgo de que Guzmán se escape de la corte o incluso de que pase mensajes a su esposa", afirmó Colón Miró.

Compartir