Perros cazadores caen por un barranco al atrapar a un venado

Compartir

En las imágenes difundidas se puede ver a los cánidos de una rehala de caza cayendo al vacío uno a uno, poco después de dar captura a un ciervo, en el término municipal de Herreruela, un pequeño pueblo de Cáceres por debajo del medio millar de habitantes.

La Real Federación Española de Caza (RFEC) y las Federaciones Autonómicas de Caza (FFAA) justificaron el comportamiento de un cazador que dejó caer por un barranco a al menos 12 perros que, entrenados, acorralaban a un venado.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, mostró ayer su repulsa en Twitter, donde califica el incidente de "salvajada" y asegura que los responsables son unos "criminales". "Acabemos con esto de una vez y castiguemos a los culpables".

La asociación animalista, que concurre a las elecciones andaluzas, pide el fin inmediato de la caza y la prohibición de usar a los animales como herramientas de caza.

Casa Blanca volvería a retirar credencial a periodista de CNN
El gobierno del presidente Donald Trump está amenazando con suspender de nuevo las credenciales de la Casa Blanca al reportero de CNN Jim Acosta .

Expresó su apoyo incondicional a los dueños de los canes.

Para Ángel Lopez Maraver, presidente de la Real Federación Española de Caza, el caso obtuvo una gran repercusión por "la existencia de un lobby animalista", que "utiliza cualquier hecho llamativo relacionado con la caza para, sin conocer ni profundizar en causas ni detalles, criminalizar al sector en una campaña orquestada de desprestigio". "Son gente verdaderamente peligrosa, si quieren comer solo lechuga que lo hagan, el que quiera cazar que pueda hacerlo", dijo Abascal en clara alusión a la propuesta de prohibición de la caza que horas antes presentó el Partido Animalista. Seguían las órdenes de su amo, un cazador.

¡Ayúdanos a difundir el vídeo de esta horrible masacre! Se sobreentiende que los animales o bien han muerto, o bien han quedado gravemente heridos, debido a la altura del peñasco. ¡Ya está bien! Para los cazadores la crueldad no tiene límites. También se escuchan disparos.

Compartir