Actualidad: Antes de viajar, Trump canceló la cumbre con Putin

Compartir

"No puede haber solución militar a estas confrontaciones" insistió la canciller alemana Angela Merkel, que pidió prudencia a Ucrania pero prometió abordar el tema con Vladimir Putin durante la cumbre del G20.

"Dado el hecho de que los buques y los marineros no han sido devueltos a Ucrania por Rusia, he decidido que lo mejor para todas las partes es que cancele la reunión prevista en Argentina con el presidente Vladímir Putin", escribió Trump en su cuenta de Twitter desde el avión presidencial en el que se dirige a Buenos Aires.

"Espero una reunión significativa nuevamente tan pronto como esta reunión sea resuelta", agregó.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló la reunión con el líder ruso, Vladímir Putin, debido a la "situación política interna" en su país y no por el incidente en el mar Negro, afirmó hoy la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova.

Es la segunda vez que la Casa Blanca suspende una reunión bilateral con Putin en un mes. Horas antes, Trump ya había dicho que tomaría una decisión final durante el vuelo tras recibir un informe.

G20: La ONU pide ayudar a los migrantes venezolanos
Por ello, pidió a los países del G20 "que se tomen en serio" el acuerdo adoptado en París durante 2015. La mayoría se instalan en Colombia y, en menor medida en Chile, Brasil, Perú, Ecuador y Argentina.

La toma rusa de tres buques militares ucranianos, el domingo frente a las costas de Crimea, amenaza con ensombrecer la cita de los principales líderes mundiales, que se desarrollará este viernes y sábado en Buenos Aires.

Sin embargo, hasta el momento el Kremlin no puso en duda la realización del encuentro e informó que los preparativos para esa reunión continúan a pesar de las declaraciones de Trump.

Los jefes de Estado de Italia, Canadá, Corea del Sur, Singapur y Turquía fueron los primeros en arribar al país junto con el presidente francés y el príncipe saudí, que llegaron la víspera. El asesor de seguridad John Bolton anunció también conversaciones con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Como principal medida, los rusos decidieron secuestrar las naves y apresar a sus 24 tripulantes, lo que generó una enorme crisis y dejó visible el conflicto que empezó en 2014 luego de que Rusia anexara la península de Crimea. En ese momento se redoblaron las inspecciones de los buques ucranianos, algo que Kiev considera un bloqueo, de facto, de sus puertos en la zona.

Estados Unidos y la Unión Europea han denunciado "el uso de la fuerza", en palabras europeas, por parte de Rusia, mientras continúan los esfuerzos diplomáticos para evitar un conflicto bélico.

Compartir