Rusia: Trump suspende reunión con Putin por política interna

Compartir

El Gobierno de Poroshenko considera que Rusia ha bloqueado de facto el mar de Azov -que comparten los dos países- desde que redobló las inspecciones de barcos en el estrecho de Kerch, tras la inauguración en mayo pasado del puente de Crimea, que une la península (ucraniana entre 1954 y 2014, cuando fue anexionada por Rusia) con el territorio ruso continental.

El pasado 25 de noviembre, tres barcos ucranianos violaron la frontera de Rusia al entrar en sus aguas provisionalmente cerradas desde el mar Negro hacia el estrecho de Kerch.

Según Poroshenko, el único idioma que entiende el presidente ruso, Vladimir Putin, "es el de la unidad del mundo occidental". Esta vez en el entorno del mar Negro, y poniendo a prueba la capacidad de reacción occidental con la anexión de la península de Crimea.

"No podemos tolerar esta política agresiva de Rusia". La reunificación de Crimea con Rusia se produjo casi exactamente 60 años después de que el líder soviético Nikita Khrushchev lo transfiriera de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia a la República Socialista Soviética de Ucrania en febrero de 1954.

"¿[Entró] en nuestra base?", preguntó Putin al periodista que le contaba la película.

How foreign players have ruined Liverpool vs Everton - Graeme Souness
They haven't won one since 2010 and the players seem to let the pressure get to them. Not one lucky game. "I want him to be there as long as possible".

El incidente del domingo fue la primera colisión entre las Fuerzas Armadas de Rusia y Ucrania desde el colapso de la Unión Soviética, en 1991.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue de cerca el conflicto de Ucrania.

"Las autoridades de Kiev están vendiendo con éxito sentimientos anti rusos porque no tienen otra cosa que hacer", dijo ayer el presidente. "Si quieren comer hoy bebés en el desayuno, probablemente se los harán servir también", agregó el mandatario.

El primer día de la cumbre del G20 de Buenos Aires transcurrió entre los gestos de sus líderes, como el efusivo saludo que se dieron el presidente ruso, Vladimir Putin y el príncipe heredero saudí, Mohámed bin Salmán, y los pocos sobresaltos que dejó la marcha callejera, organizada por ciudadanos argentinos, contra los mandatarios del G20.

Compartir