Uruguay no acepta pedido de asilo de Alan García

Compartir

"Tenemos la información de que Alan García ya se retiró de la residencia del embajador de Uruguay", señaló el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores. El exmandatario deberá retirarse de inmediato de la Embajada de Uruguay en Perú.

"La información se la comuniqué a García y el expresidente decidió irse rápidamente de la residencia", confirmó Barros a El Observador.

Vázquez explicó que la decisión del Gobierno se ampara estrictamente en argumentos jurídicos y legales, luego de un profundo análisis de documentos tanto de la normativa uruguaya como de material enviado por el gobierno de Perú, de los abogados y del propio García.

El canciller peruano Néstor Popolizio dijo desde Lima agregó que la decisión del presidente Tabaré Vázquez permite encontrar que existen "afirmaciones a nivel internacional de que en Perú existe democracia, división de poderes, estado de derecho y debido proceso". "Creo que esta decisión preserva el buen estado de las relaciones bilaterales", concluyó Popolizio.

Chris Watts seen confessing to wife's murder in newly released video
Family killer Watts can be seen leaving the home before dumping them in an oil tank and shallow grave on the grounds of where he worked.

Villanueva remarcó que ahora el Ejecutivo deja "a las competencias del sector de la Justicia" si se le pide una orden de detención de García, ante la posibilidad de que intenta evadir las investigaciones que se le siguen por presunta corrupción.

"En Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del Estado". En este contexto, el canciller aclaró que el Gobierno consideró que las investigaciones judiciales contra García no constituyen "persecución política", y que se trata de imputaciones vinculadas mayoritariamente con hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente constitucional de Perú.

El exmandatario es investigado por la Fiscalía peruana por presuntamente haber recibido sobornos por cerca de ocho millones de dólares de la empresa brasilleña Odebrecht por la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Compartir