Investigan si cuerpo hallado en Costa Rica es de turista venezolana desaparecida

Compartir

Carla Stefaniak, de 36 años, está desaparecida desde el pasado martes y su familia en territorio estadounidense está desesperada por obtener alguna señal sobre su paradero.

La detención se realizó la noche del lunes luego de un allanamiento en el inmueble en el que se hospeda el sospechoso.

En horas de la tarde, la Policía Judicial brindará más detalles sobre el hallazgo, ahí se podría confirmar o descartar si se trata de Stefaniak.

Según el informe preliminar, las autoridades detectaron que la versión de Espinoza Martínez, quien era el guarda de seguridad de los apartamentos, era incompatible con la investigación y presentaba muchas contradicciones.

Informaciones extraoficiales señalaron que el cuerpo encontrado estaba enterrado en una zona montañosa, detrás del edificio donde se alojo Stefaniak en modalidad de Airbnb.

La venezolana viajó a Costa Rica acompañada por su cuñada April Burton.

Messi acudirá al palco del Bernabeu para el River - Boca
Leo Messi será una de las personalidades del mundo del fútbol que acuda al Santiago Bernabeu el próximo domingo 9 de diciembre. Messi y Cristiano volverán a coincidir.

Agregó que el sujeto fue presentado por el Ministerio Público ante los Tribunales de Justicia y que ahora están enfocados en obtener más prueba que permita fortalecer la vinculación del sujeto con el crimen. Incluso, indicaron que han detenido a un sospechoso en el caso.

Familiares y los amigos de Stefaniak, que viven en Tampa, no habían tenido noticias de ella después que les envió un mensaje de texto desde donde alquilaba un Airbnb el martes por la noche.

Autoridades creen que el cuerpo hallado cerca de la casa donde Carla Stefaniak se hospedaba en Costa Rica es el de la mujer venezolana desaparecida desde el 27 de noviembre.

"Todos los datos apuntan a que se trata de esta joven, pero con las huellas buscamos una determinación más precisa, técnica y científica", aseguró Espinoza Espinoza.

El cuerpo fue encontrado a unos mil pies de la propiedad donde se hospedaba la joven, un Airbnb ubicado en la localidad de San Antonio de Escazú, unos 10 kilómetros al noroeste de San José.

El cádaver tenía signos de traumatismo en la cabeza y lesiones en el cuello y las extremidades superiores causadas por una cuchilla.

Compartir