Presidente filipino llama a matar a obispos católicos

Compartir

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, este miércoles ha vuelto a arremeter contra los obispos católicos del país, afirmando que deberían ser asesinados porque son inútiles. "Lo único que hacen es criticar", dijo Duterte ante la población, en lo que se considera una grave amenaza verbal en un país en donde el 85% de la población profesa el catolicismo. En un discurso pronunciado ayer al margen de la ceremonia de premiación de los mejores trabajadores filipinos en el exterior (OFW), Duterte declaró que la Iglesia católica es la institución más hipócrita y que la mayoría de los sacerdotes es homosexual.

Mientras tanto la Conferencia de Obispos señaló que no responderá a ese pronunciamiento porque significaría "añadir más leña al fuego y exageraría el asunto".

Pakistan star Yasir Shah makes history against New Zealand
On Day four in Abu Dhabi, Yasir has been extremely consistent with his lines, attacking the stumps in the 3rd innings. He has taken 114 of his 200 wickets on spinner-friendly wickets in the United Arab Emirates in 17 Tests.

El enfrentamiento de Duterte con la Iglesia se remonta a febrero de 2017, cuando la Conferencia de Obispos criticó la sangrienta guerra contra las drogas y la tildó de "reino del terror". Desde su elección, obispos y sacerdotes han censurado algunas políticas de gobierno.

El portavoz presidencial, Salvador Panelo, defendió hoy que las palabras de Duterte no hay que entenderlas como algo literal, sino que empleó la "hipérbole" para lograr un "efecto más dramático" en sus comentarios. El jefe de Estado respondió llamando "hijos de puta" a los obispos.

Compartir