Pagan millonaria suma por "la carta de Dios" de Albert Einstein

Compartir

El documento, conocido como "carta a Dios", se subastará este martes en el Rockefeller Center de Nueva York.

"Einstein a menudo usa la palabra Dios, como en la frase 'Dios no juega a los dados con el universo'", dijo en una entrevista Rebecca Newberger Goldstein, que enseña Filosofía y escribió "Plato at the Googleplex: Why Philosophy Won't Go Away". Se estima que su precio de venta oscilará entre 1 y 1,5 millones de dólares.

Escrita en 1954, un año antes de la muerte del legendario físico a los 76 años, la carta está en alemán y fue escrita por Albert Einstein desde Princeton, Nueva Jersey, al filósofo judío alemán Eric Gutkind, en respuesta a su libro "Escoger la vida: la llamada bíblica a la rebelión". "Para mí, la palabra Dios no es más que la expresión y el producto de la debilidad humana; la Biblia, una colección de leyendas venerables, pero bastante primitivas", dice el mensaje.

How GOP Bills Would Limit Gov.-Elect Tony Evers' Power
Republicans who control the Wisconsin Assembly have passed a lame-duck bill enacting a Medicaid work requirement. Walker has 10 days from when the bills arrived on his desk to make a decision on what to do with them.

Peter Klarnet, un especialista en libros y manuscritos en Christie's, aclaraba que la carta "se preocupa por temas que han sido centrales en la indagación del ser humano desde el inicio de la conciencia humana y es una de las declaraciones definitivas en el debate entre religión y ciencia". La carta representa una revelación sobre las creencias religiosas de Einstein, que era de origen judío, pero no creía en Dios. "Ninguna interpretación, no importa cuán sutil, puede (para mí) cambiar nada de esto", escribió Einstein. Entonces, el documento entró al universo de las grandes subastas, y se vendió por 404.000 dólares en Londres. "Para mí la religión judía, como las otras religiones, es una encarnación de la superstición más infantil", escribió.

"El pueblo judío al que pertenezco gustosamente, y en cuya mentalidad me siento profundamente anclado, para mí todavía no tiene ningún tipo de dignidad diferente a la de todos los demás pueblos", escribe. "Según mi experiencia, en realidad no son mejores que otros grupos humanos", decía el científico. "De otra manera, no percibo nada 'elegido' sobre ellos", agregó.

En 2017, una nota en la que dio consejos sobre una vida feliz se vendió por $ 1.56 millones en Jerusalén. Y aunque Einstein critica abiertamente esto, en su carta señala las cosas que ambos sí tenían en común.

Compartir