Ascienden arrestos de migrantes en frontera EU-México en noviembre

Compartir

El gobierno de Estados Unidos separó a 81 niños migrantes de sus familias en la frontera con México desde la orden ejecutiva de junio, que detuvo la práctica en medio de la represión de cruces ilegales, según datos oficiales obtenidos por The Associated Press.

Las autoridades mantienen la potestad de separar a un niño de sus padres en casos específicos, alegando por ejemplo que peligra el bienestar o la salud del niño o si el padre tiene antecedentes penales.

Esas excepciones existían incluso antes de la política de tolerancia cero aplicada por el Gobierno de Donald Trump.

Es el Gobierno el que decide si un niño enfrenta alguna de estas realidades, situación que preocupa a defensores de los derechos de los inmigrantes ya que temen que los padres sean falsamente etiquetados como criminales. De ellos 51 fueron procesados penalmente, 31 tenían antecedentes criminales y en 20 casos fueron separados por causas no especificadas. Nueve fueron hospitalizados, 10 tenían afiliaciones con pandillas y cuatro tenían órdenes de extradición. Dos habían incurrido en infracciones migratorias y tenían pendientes órdenes de deportación. "Las malas decisiones del Noveno Circuito son directamente responsables de las más de 25.000 unidades familiares que violaron nuestra soberanía nacional y que son efectivamente inmunes a las consecuencias de sus acciones legales". "Si bien hubo una breve alza durante el periodo de tolerancia cero, debido al aumento de detenciones de adultos, la cifra ha regresado a su nivel anterior".

Durante el punto máximo de la aplicación de la "tolerancia cero" en el verano, más de 2.400 niños fueron separados de sus padres. La práctica desató el oprobio mundial. Grupos religiosos, políticos y humanitarios la calificaron de cruel e inhumana. Imágenes de niños llorando y de padres angustiados saturaron los titulares de diarios y las pantallas de televisión.

Un juez federal que escuchó una demanda presentada por una madre que había sido separada de su hijo prohibió más separaciones y ordenó al gobierno reunir a las familias.

Pero la jueza, Dana Sabraw, dejó las advertencias en su lugar y dio la opción de desafiarlas con la posibilidad de más separaciones de forma individual.

'We were astonished': Man coughs up huge mystery blood clot
Sadly, despite the best efforts of the medical team, the man died a week after coughing up the bronchial tube cast. The "rare" intact blood clot was coughed up by a 36-year-old man, who had been hospitalised for heart failure .

El abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), Lee Gelernt, quien presentó la demanda en nombre de esta madre, dijo que esperaba que el juez ordenara al Gobierno que los alertara sobre cualquier nueva separación, porque en ahora los abogados no saben de estos casos y por lo tanto no pueden impugnarlos.

"Estamos muy preocupados de que el gobierno pueda separar a las familias basándose en vagas acusaciones de antecedentes penales", dijo Gelernt.

Según los datos del gobierno, desde el 19 de abril hasta el 30 de septiembre, se separaron 170 familias porque se encontró que no estaban relacionadas, lo que incluía a 197 adultos y 139 menores. Esto podría incluir a los abuelos u otros familiares que no hubiera pruebas de la relación familiar.

Otras separaciones se implementaron porque los hijos no eran menores de edad.

En año presupuestario 2017, que comenzó en octubre de 2016 y finalizó en septiembre de 2017, se separaron 1,065 unidades familiares, lo que generalmente significa un niño y un padre, 46 por fraude y 1,019 por razones médicas o de seguridad.

Las cifras "muestran de manera inequívoca que los contrabandistas, los traficantes de personas y los delincuentes están usando a cientos de menores para aprovecharse de nuestras leyes migratorias e infiltrarse en territorio estadounidense", dijo Waldman.

En las últimas semanas, miles de migrantes centroamericanos se encuentran concentrados en caravanas que intentan abrirse paso por México y llegar a la frontera estadounidense.

Compartir