La sonrisa del "niño Messi" fue desplazada por la guerra

Compartir

Ahora, el afgano Murtaza Ahmadi volvió a ser noticia, y otra vez conmueve por la fiereza de la guerra. Hoy, con su familia, huye de los talibanes.

La historia de Murtaza Ahmadi, el "pequeño Messi afgano" emocionó a todo el mundo en 2016.

Sin embargo, esa relativa calma se terminó a principio de noviembre cuando los talibanes irrumpieron en la región y forzaron a la población a huir en busca de refugio.

"Extraño nuestra casa en Jaghori, aquí no tengo una pelota y no puedo salir a jugar al fútbol", lamentó desde su nueva vivienda en Kabul. Según Telemundo, la familia tuvo que abandonar la vivienda de noche y no pudieron llevarse nada, dejando la camisa y el balón autografiado de Messi.

"Las dejamos detrás en Jaghori [distrito de la provincia de Ghazni]".

Murtaza tuvo la oportunidad de conocer a su ídolo, Lionel Messi.

Ese encuentro con Messi fue un sueño cumplido para el nene pero no tanto para su familia: en el pueblo creían que el rosarino les había dado dinero y merodeaban su casa para robárselo. "A causa de todo esto, temíamos que le secuestraran y prácticamente encerramos a Murtaza en casa y no le enviamos a la escuela durante dos años", resumió.

Murtaza Ahmadi conmovió a todos en 2016. Ese mismo año conoció a Leo en Qatar. Ahora tuvo que dejar su casa
Murtaza Ahmadi conmovió a todos en 2016. Ese mismo año conoció a Leo en Qatar. Ahora tuvo que dejar su casa

Las fuerzas de seguridad afganas han expulsado a los insurgentes de la zona, pero la familia ha decidido no regresar al pueblo. Hasta que las amenazas se hicieron insoportables y la familia tomó el camino del exilio a Pakistán en mayo de 2016, con la esperanza puesta en alcanzar los Estados Unidos.

Murtaza, sus padres y sus cuatro hermanos viven en una más que modesta habitación en un edificio compartido con un vecino en una de las colinas en el oeste de la capital, tras haber recalado por un tiempo en la provincia vecina de Bamyan. "Nuestro vecino había botado bolsas de plástico de hacer las compras, y Murtaza las recogió para que yo le hiciera una camiseta de Messi", le confesó Homayoun a AFP.

A la par de esto, Murtaza no olvida una promesa que le hizo el jugador del Barcelona en su viaje a Qatar: "Messi me dijo 'cuando seas un poco mayor, arreglaré las cosas para ti'".

Y es que Murtanza habló con Lio para explicarle que en Afganistán sólo se escuchan los disparos y las bombas, por ello pidió al argentino que lo llevara con él: "Llévame contigo, aquí no puedo jugar al fútbol, aquí solo hay 'daz-dooz'".

No son los únicos: solo este año algo más de 300.000 personas se han desplazado en el país y viven en condiciones difíciles, apoyándose sobre todo en la ayuda del Gobierno y de organizaciones no gubernamentales.

Murtaza Ahmadi sentado junto a su madre dentro de su casa en Kabul.

Al menos dos muertos al estrellarse una avioneta en Barcelona
El propio servicio de emergencias ha apuntado que los dos pasajeros del aparato han fallecido en el momento del impacto.

Compartir