Comercio exterior de China marca récord histórico en 2018

Compartir

Los envíos disminuyeron un 7,9 por ciento respecto al año anterior a 88 millones de toneladas en 2018, de acuerdo con datos de la Administración de Aduanas de China publicados el lunes.

En el acumulado total de 2018, las exportaciones aumentaron en un 7,1 % interanual, mientras que las importaciones lo hicieron en un 12,9 %, provocando una reducción del 18,3 % en el superávit comercial, según los datos de la Administración General de Aduanas de China contabilizados en yuanes. En total, el comercio exterior creció un 11,4%, hasta 4,1 billones de dólares.

Como resultado, el superávit comercial se redujo un 16,2%, hasta los 351,76 billones de dólares.

Este registro, pese a mantenerse en cifras positivas, pone en evidencia el efecto de la guerra comercial entre ambos países, ya que en 2017 el avance fue del 15,2 %.

Active shooter situation at UPS facility in New Jersey
The fire official said fire personnel were told to hold back a response until police could ascertain exactly what is happening. New Jersey police responded Monday morning to reports of an active shooter at an area UPS facility, according to reports.

En un contexto global, los analistas apuntan a las debilidades de la economía china en un contexto de ralentización de la economía mundial y a los efectos negativos de la disputa arancelaria, pendiente aún de las negociaciones entre Pekín y Washington. El conflicto comercial entre Estados Unidos y China ha llevado a los compradores chinos a evitar las importaciones de Estados Unidos, generalmente el principal proveedor en el cuarto trimestre. China podría hacer frente a una escasez de los suministros en febrero y marzo, a menos que el país tome medidas para eliminar el arancel, dijo.

"Las grandes economías europeas también están luchando por mantener el crecimiento, lo que, unido a un Estados Unidos más débil, proporciona un difícil trasfondo para las exportaciones chinas en 2019", advierte la economista Iris Pang.

Sin embargo, desde ING señalan que, si bien el crecimiento global durante la primera mitad de 2018, especialmente en los Estados Unidos, impulsó las exportaciones e importaciones chinas, "es dudoso que se pueda repetir lo mismo en el 2019", puesto que se prevé una desaceleración a finales de año en los Estados Unidos por la combinación de un menor estímulo fiscal y los mayores precios de los insumos por el impacto de los aranceles.

Con respecto a las importaciones, el experto afirma que "no parece que la relajación de las políticas vaya a impedir más caídas de la actividad económica doméstica hasta la segunda parte del año", por lo que, opina, "el crecimiento de las importaciones seguirá moderándose".

Compartir