Brexit: Theresa May logró superar una moción de censura del Parlamento británico

Compartir

"Ahora es el momento de dejar de lado el interés propio", añadió.

El Parlamento del Reino Unido votó hoy en contra del acuerdo sobre el "brexit" que alcanzó con la Unión Europea la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, que se enfrenta mañana a una moción de censura convocada por la oposición laborista.

Si May sigue insistiendo en defender su acuerdo con ligeras modificaciones, el riesgo es que proeuropeos y euroescépticos se atrincheren también en sus respectivas posiciones y nada se mueva.

Desde el Partido Nacionalista Escocés (SNP) también tendieron la mano al Ejecutivo.

El resultado de la moción hace que Corbyn esté bajo presión por parte de una facción de su partido para respaldar un segundo referéndum sobre el brexit, una opción que solo contempla, según ha insistido hasta ahora, si falla su objetivo de forzar unos comicios.

La encrucijada de May, como explica el profesor de la maestría en negocios internacionales de la Universidad del Rosario, Carlos Arévalo, se da pues recibe ataques tanto de la oposición -que se debate entre reversar el Brexit o suavizarlo- y sus aliados, algunos de los cuales consideran que la negociación que adelantó por dos años con la Unión Europea rompió con el espíritu original del referendo (ver ayuda). Con todo, no existe claridad en torno a que los ciudadanos británicos pudieran llegar a votar distinto ahora de como lo hicieron en 2016. "Queremos irnos con un acuerdo, pero está decidida a conseguir el resultado prometido y eso es abandonar la UE el 29 de marzo de este año, aunque sea sin acuerdo".

Gobiernos de Sudamérica se solidarizan con Colombia tras atentado
El Presidente expresó su solidaridad ante la explosión del coche bomba que dejó nueve muertos y más de 50 heridos . Honduras expresó su solidarizad con las familias de las víctimas y les envío sus "más sentidas muestras de pesar".

La primera ministra respondió que "convocar elecciones ahora va en contra de los intereses nacionales" y solo crearía "más división y discordia".

Ayer, May había sufrido el peor revés parlamentario infligido a un gobierno británico en la historia reciente del país: 432 diputados -entre ellos 118 de su propio Partido Conservador- votaron contra su acuerdo de Brexit, que solo logró 202 apoyos.

Entre las opciones podrían figurar la negociación de un acuerdo con la UE similar al que tiene actualmente Noruega, con acceso al mercado único pero sin ser miembro de la unión aduanera.

Los europeos "no aceptarán modificar de nuevo el acuerdo de retirada", advirtió Andrew Duff, del European Policy Center (EPC), para quien la UE estaría "dispuesta, incluso feliz, de reabrir la declaración política" sobre la futura relación, sobre todo comercial, que lo acompaña.

Este escenario podría causar penuria de medicamentos, provocar atascos monstruosos en los puertos e impedir volar a las aerolíneas británicas. Para ello se precisa una extensión del Artículo 50 del Tratado de la UE, que rige las modalidades de salida de un país miembro, que debería ser aprobada por unanimidad de los otros 27 países miembros. Uno tras otro, la mayoría de diputados de uno y otro bando utilizaron los tres minutos a que limitó sus intervenciones el presidente de la Cámara, John Bercow, para repetir las razones por las que iban a votar en contra del plan del Gobierno.

Aunque los británicos se pronunciaron a favor de abandonar la UE, la votación fue muy cerrada: 51.8 por ciento aprobó la salida del bloque europeo, por 48.1 por ciento que deseaba quedarse en la Unión.

Compartir