Parlamento británico rechaza rotundamente el Brexit

Compartir

May tendrá hasta el 21 de enero para presentar una nueva propuesta, no obstante; la Primer Ministro prometió alcanzar un acuerdo antes del 29 de marzo para que el Reino Unido cuente con una salida del grupo económico europeo con beneficios para ambas partes. Si aquellos partidarios del Brexit siguen presionando por salir pero sin votar un plan de salida, se perfila el peor escenario y puede ser el pretexto perfecto para conseguir un segundo referéndum que pudiera darle la vuelta a aquel de 2016, cuando se dijo SÍ al Brexit.

Sin apenas margen de maniobra para modificar su estrategia hacia un Brexit más duro o más blando, ni en Londres ni en Bruselas, todo hace indicar que la primera ministra puede verse abocada a otro severo correctivo la próxima semana en el Parlamento.

La jefa del Gobierno expondrá en la Cámara de los Comunes -después de las 15.30 GMT- los pasos alternativos después de que el acuerdo negociado con la Unión Europea (UE) fuera rechazado por los diputados en una votación celebrada el pasado martes.

Quizá para Theresa May, primera ministra del Reino Unido, lo mejor que hubiera podido pasarle habría sido la censura.

Antes de la votación, la premier defendió a su gobierno con ataques al principal líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, a quien calificó como un "traidor" y una "tragedia nacional".

Sin embargo, un día después tanto los rebeldes conservadores como el pequeño partido unionista norirlandés DUP, de cuyos 10 diputados depende la estrecha mayoría parlamentaria de los tories, dejaron claro que no quieren poner el gobierno, y la negociación del Brexit, en manos de los laboristas.

La Unión Europea considera que el voto contrario de los diputados británicos del último martes aumenta el riesgo de una ruptura brutal, sin acuerdos que eviten un golpe a Europa y una catástrofe al Reino Unido.

Thousands of yellow vests protest despite Macron outreach
The centrist leader is hoping that the launch this week of a "grand national debate" on policy will mark a turning point. The grassroots protests started two months ago over fuel taxes but became a broader revolt against economic problems.

Por el momento, la casilla siguiente parece que será solicitar una prórroga a la fecha fatal del Brexit, el 29 de marzo.

Reforzada, al menos de momento, por la evidencia de que sus propios diputados rebeldes la quieren en la ardua tarea de sacar al país de la UE, May volverá el lunes al parlamento con un plan B. Antes, afirmó, abrirá un diálogo con los líderes de la oposición.

La Unión Europea analiza la posibilidad de aplazar la fecha de retiro de Reino Unido del organismo internacional para el 2020, debido a no llegarse a un acuerdo en la nación europea. Reino Unido no iba ya a votar en ellas, pero si se aplaza su salida más allá de julio (cuando tomará posesión la nueva cámara en Estrasburgo), los británicos podrían tener que participar.

Uno de esos grupos, formado por el conservador Nick Boles y la laborista Yvette Cooper, busca impedir un brexit sin acuerdo, algo sobre lo que la jefa del Gobierno se opone porque supondría retrasar la retirada británica, según el Sunday Times.

Estos votos deberían servir de guía al Gobierno para sus próximos pasos.

La moción de censura se votará en la Cámara de los Comunes a las 19.00 hora local (17 hora argentina).

En el Brexit, la única certeza es la incertidumbre.

Compartir